Ayudas Técnicas para desplazarse

Las ayudas técnicas para el desplazamiento son dispositivos que proporcionan, durante el desarrollo de ésta, un apoyo adicional del cuerpo humano al suelo. Su objetivo es permitir el desplazamiento y la movilidad, así como la bipedestación. Aquí os dejo algunos ejemplos de estas ayudas técnicas:

Ayudas Técnicas para desplazarse

Bastón:

Son herramientas que sirven para facilitar la marcha y aumentar la estabilidad. Se utiliza cuando se quiere descargar el trabajo de una articulación dañada. Por lo general, se llevará el bastón en el lado contrario de la articulación dañada.

Fotografía de un bastón
Fotografía de un bastón

Se pueden encontrar diferentes empuñaduras, pero éstas tienen que ser lo suficientemente anchas y gruesas para ayudar al agarre y un buen taco de goma para dar buena estabilidad y seguridad.

Muleta:

Son herramientas que sirven para facilitar la marcha y aumentar la estabilidad, dando más seguridad que los bastones.

Fotografía de unas muletas
Fotografía de unas muletas

Se utiliza cuando se quiere descargar el trabajo de una articulación dañada, pero en casos de deterioro físico o inestabilidad mayor. Indicadas para traumatismos en los antebrazos, muñecas doloridas…

Lo ideal es adaptar la altura de las muletas a nivel de la cadera de la persona. La parte que cubre el antebrazo debe estar situada dos o tres dedos por debajo del codo. Se puede utilizar una muleta, a modo de bastón, colocándola en el brazo contrario, o dos muletas. Están hechas de aluminio. Es importante revisar el estado de las conteras para evitar caídas por su deterioro.

Andador:

Son herramientas que dan máxima seguridad durante la deambulación. Están indicadas para personas con poca estabilidad o miedo a las caídas, que necesitan mayor base de apoyo. La persona tiene que tener cierta fuerza para empujar el andador y alzarlo para evitar obstáculos como las aceras.

Fotografía de un andador
Fotografía de un andador

La altura del andador (agarre superior) tiene que estar a nivel de la cadera. El codo se mantiene con una flexión de 20º/30º. Es necesario enseñar el manejo del andador para evitar caídas.

Existen dos tipos: sin ruedas o con ruedas (2 ó 4). Su uso va en función a la capacidad de la persona, equilibrio y actividades que quiera realizar.

Silla de ruedas:

Son herramientas que permiten desplazamientos largos asistidos o no. Están indicadas para personas con menor movilidad o trastornos motores. Para su uso autónomo, la persona tiene que conservar fuerza en los miembros del tronco superior.

Fotografía de una silla de ruedas
Fotografía de una silla de ruedas

La postura correcta, es sentado en silla de ruedas: 90º flexión de cadera, ligera flexión de rodillas y pies apoyados en reposapiés. Para la propulsión autónoma, el agarre tiene que estar a una altura que requiera una ligera flexión de codo.

Existen muchos tipos de silla de ruedas: para desplazamientos asistidos y sillas para desplazamientos autónomos. Sillas motorizadas y manuales. Así mismo, variedad de tipo de ruedas (tamaño, material) en función de su uso. Material de fabricación más común: aluminio.

Publicar un comentario

0 Comentarios