¿Qué es una arritmia cardíaca?

Hola a todas y todos. ¿A veces sientes que tu corazón late demasiado rápido y pareciera que se te va a salir del pecho? Pues, es hora de acudir al médico a que te revise porque es posible que tengas una arritmia.

Arritmia cardíaca:

¿Qué es?:

Una arritmia cardíaca es un trastorno del corazón. El órgano, en vez de contraerse de forma rítmica entre 60 y 90 veces por minuto, lo hace más rápido, más lento o de forma desordenada y errática. Este problema suele originarse a raíz de trastornos propios en el corazón, por enfermedades sistémicas o por causas externas.

Signos y Síntomas:

Este problema en muchas ocasiones pasa desapercibido, porque no ocasiona ningún tipo de síntoma. La mayoría de las veces el médico lo diagnostica tras hacer un chequeo general y auscultar el corazón o luego de practicar un electrocardiograma de rutina. Pero, en otros casos si hay síntomas que son perceptibles para ti. Estos pueden ser:
  • Dolor en tu pecho recurrente que mejora al reposar.
  • Sensación de que tus latidos cardíacos son muy rápidos y fuertes.
  • Dificultad para respirar o sensación de ahogo.
  • Cansancio constante.
  • Mareos con frecuencia.

Causas:

Los factores que pueden causar latidos irregulares del corazón (arritmia) incluyen los siguientes:
  • Ataque cardíaco actual o cicatrización de un ataque cardíaco anterior.
  • Arterias obstruidas en el corazón (enfermedad arterial coronaria).
  • Cambios en la estructura del corazón, como por una miocardiopatía.
  • Diabetes.
  • Presión arterial alta.
  • Infección por el virus de la COVID-19.
  • Glándula tiroides hiperactiva (hipertiroidismo).
  • Apnea del sueño.
  • Glándula tiroides hipoactiva (hipotiroidismo).
  • Determinados medicamentos, incluidos los del resfriado y la alergia, comprados sin receta médica.
  • Consumo excesivo de alcohol o cafeína.
  • Abuso de drogas ilícitas.
  • Genética.
  • Hábito de fumar.
  • Estrés o ansiedad.

Diagnóstico:

Para diagnosticar una arritmia cardíaca, el médico generalmente te hará un examen físico y te hará preguntas sobre tus antecedentes médicos y tus síntomas. Se pueden realizar pruebas para confirmar latidos cardíacos irregulares y buscar afecciones que puedan causar arritmias, como enfermedades cardíacas o enfermedades de la tiroides.

Las pruebas para diagnosticar arritmias cardíacas pueden incluir las siguientes:
  • Electrocardiograma. Durante un electrocardiograma, los sensores (electrodos) que pueden detectar la actividad eléctrica del corazón se adhieren al pecho y a veces a los brazos o las piernas. Un electrocardiograma mide el tiempo y la duración de cada fase eléctrica de los latidos del corazón.
  • Monitor Holter. Este dispositivo portátil para electrocardiogramas se puede usar durante un día o más para registrar la actividad de tu corazón mientras realizas actividades rutinarias.
  • Grabador de eventos. Este dispositivo portátil para electrocardiogramas se utiliza para detectar arritmias esporádicas. Presionas un botón cuando se presentan los síntomas. Se puede usar un grabador de eventos durante un período más largo (hasta 30 días o hasta que tengas una arritmia o síntomas típicos).
  • Ecocardiograma. En esta prueba no invasiva, un dispositivo manual (transductor) colocado en el pecho utiliza ondas sonoras para producir imágenes del tamaño, la estructura y el movimiento del corazón.
  • Registrador de bucle implantable. Si tus síntomas son muy poco frecuentes, se te puede implantar un grabador de eventos debajo de la piel en el área del pecho, para registrar continuamente la actividad eléctrica del corazón y detectar ritmos cardíacos irregulares.

Si tu médico no detecta arritmia durante esos exámenes, puede tratar de desencadenar tu arritmia con otros exámenes, los cuales pueden incluir:
  • Prueba de esfuerzo. Algunas arritmias se desencadenan o empeoran con el ejercicio. Durante una prueba de esfuerzo, se controla la actividad del corazón mientras haces ejercicio en una cinta de correr o en una bicicleta fija. Si tienes dificultad para hacer ejercicio, tu médico podría usar un medicamento para estimular tu corazón de una manera similar al ejercicio.
  • Prueba de la mesa basculante. El médico puede recomendar este examen si has tenido desmayos. La frecuencia cardíaca y la presión arterial se controlan mientras estás acostado sobre una mesa basculante. La mesa se inclina como si estuvieras de pie. El médico observa cómo tu corazón y el sistema nervioso que lo controla responden al cambio de ángulo.
  • Pruebas electrofisiológicas y mapeo. En esta prueba (también llamada estudio electrofisiológico), el médico introduce tubos delgados y flexibles (catéteres) que tienen electrodos en la punta a través de los vasos sanguíneos hasta llegar a diferentes áreas del corazón. Una vez en su lugar, los electrodos pueden trazar un mapa de la propagación de los impulsos eléctricos a través del corazón.

Tratamiento y Pronóstico:

El tratamiento de las arritmias cardíacas depende de si tiene un ritmo cardíaco rápido (taquicardia) o lento (bradicardia). Algunas arritmias cardíacas no necesitan tratamiento. El médico puede recomendar revisiones periódicas para controlar la afección.

El tratamiento de las arritmias cardíacas solo suele ser necesario si los latidos irregulares causan síntomas importantes o si la afección te pone en riesgo de sufrir problemas de corazón más graves. El tratamiento de las arritmias cardíacas puede incluir medicamentos, terapias, como maniobras vagales, cardioversión, procedimientos con catéter o cirugía del corazón.

Medicamentos

Los medicamentos que se utilizan para tratar las arritmias cardíacas dependen del tipo de arritmia y de las posibles complicaciones.

Por ejemplo, a menudo se recetan medicamentos para controlar la frecuencia cardíaca y restaurar un ritmo cardíaco normal para la mayoría de las personas con taquicardia.

Si tienes fibrilación auricular, es posible que te receten anticoagulantes para prevenir la formación de coágulos sanguíneos. Es muy importante ingerir los medicamentos exactamente cómo te lo indicó tu médico para reducir el riesgo de complicaciones.

Terapias

Las terapias para tratar las arritmias cardíacas incluyen maniobras vagales y cardioversión para detener los latidos irregulares.

Maniobras vagales. Si tienes un ritmo cardíaco muy rápido debido a una taquicardia supraventricular, el médico puede recomendar este tratamiento. Las maniobras vagales afectan al sistema nervioso que controla los latidos cardíacos (nervios vagos) lo que, a menudo, hace que la velocidad de la frecuencia cardíaca disminuya. Por ejemplo, es posible que puedas detener una arritmia al contener la respiración y hacer fuerza, sumergir el rostro en agua helada o toser. Las maniobras vagales no funcionan para todos los tipos de arritmia.


Cardioversión. 

Este método para restablecer el ritmo cardíaco puede realizarse con medicamentos o como procedimiento. Es posible que el médico te recomiende este tratamiento si padeces de un cierto tipo de arritmia, como la fibrilación auricular.

En el procedimiento de cardioversión, se administra una descarga eléctrica al corazón por medio de paletas o parches que se aplican en el pecho. La corriente afecta a los impulsos eléctricos en el corazón y puede restablecer el ritmo cardíaco normal.

Cirugía u otros procedimientos

El tratamiento de las arritmias cardíacas también puede incluir procedimientos con catéter o cirugía para implantar un dispositivo cardíaco. Algunas arritmias pueden requerir una cirugía a corazón abierto.

Entre los tipos de procedimientos y cirugías utilizados para tratar las arritmias cardíacas se encuentran los siguientes:
  • Ablación con catéter. En este procedimiento, el médico introduce uno o más catéteres a través de los vasos sanguíneos hasta el corazón. Los electrodos en las puntas del catéter usan la energía del calor o frío para crear cicatrices diminutas en el corazón con el fin de bloquear las señales eléctricas anormales y restaurar un latido cardíaco normal.
  • Marcapasos. Si los latidos cardíacos lentos (bradicardias) no tienen una causa que se pueda corregir, los médicos suelen tratarlos con un marcapasos porque no hay ningún medicamento que pueda acelerar el corazón de manera confiable.Un marcapasos es un pequeño dispositivo que suele implantarse cerca de la clavícula. Uno o más cables con punta de electrodo van desde el marcapasos a través de los vasos sanguíneos hasta el interior del corazón. Si el ritmo cardíaco es demasiado lento o si se detiene, el marcapasos envía impulsos eléctricos que estimulan el corazón para que lata a un ritmo constante.
  • Desfibrilador cardioversor implantable. El médico puede recomendar este dispositivo si tienes un alto riesgo de desarrollar un latido cardíaco peligrosamente rápido o irregular en las cavidades inferiores del corazón (taquicardia ventricular o fibrilación ventricular). Si has tenido un paro cardíaco repentino o tienes ciertas afecciones cardíacas que aumentan el riesgo de sufrir un paro cardíaco repentino, el médico también puede recomendar un desfibrilador cardioversor implantable. Un desfibrilador cardioversor implantable es una unidad que funciona por baterías y que se implanta debajo de la piel cerca de la clavícula, similar a un marcapasos. Uno o más alambres con punta de electrodo desde el desfibrilador cardioversor implantable pasan a través de las venas hasta el corazón. El desfibrilador cardioversor implantable controla continuamente el ritmo cardíaco. Si el desfibrilador cardioversor implantable detecta un ritmo cardíaco anómalo, envía descargas de baja o alta energía para restablecer el ritmo cardíaco normal. Un desfibrilador cardioversor implantable no evita que se produzca un ritmo cardíaco irregular, pero lo trata si ocurre.
  • Procedimiento de laberinto. En el procedimiento de laberinto, un cirujano realiza una serie de incisiones en el tejido cardíaco en la mitad superior del corazón (aurículas) para crear un patrón (o un laberinto) de tejido cicatricial. Como el tejido cicatricial no conduce la electricidad, interfiere con los impulsos eléctricos aislados que provocan algunos tipos de arritmia. El procedimiento de laberinto suele reservarse para las personas que no mejoran con otros tratamientos o que se someten a una cirugía a corazón abierto por otros motivos.
  • Cirugía de baipás coronario. Si padeces una enfermedad grave de las arterias coronarias además de una arritmia cardíaca, el médico puede realizarte una cirugía de baipás coronario. Este procedimiento puede mejorar el flujo sanguíneo hacia el corazón.

Una arritmia cardíaca es peligrosa, ya que, a pesar de no dar síntomas puede ocasionar daños severos al corazón y otros órganos. A causa del movimiento desordenado y errático del corazón la sangre se acumula dentro de él. Estas estasis sanguíneo puede favorecer la formación de coágulos (una masa de plaquetas y otras estructuras).

Conclusión:

Llamadme loco, pero todo lo que tiene que ver con el corazón, para mi resulta importante, y algo con lo que hay que tener sumo cuidado.


Espero que esta información os sea de utilidad y/o interesante. Si quieres saber más sobre esta y otras enfermedades, no dudes en pasarte por La Fosa Berete para darte un chapuzón con nosotros y estar al día de estos temas y otros...

Publicar un comentario

0 Comentarios