La salud mental en las relaciones (El Ghosting y otros términos que deberíais conocer)

Como dicen en la OMS, la salud mental incluye nuestro bienestar emocional, psicológico y social. Afecta la forma en que pensamos, sentimos y actuamos cuando enfrentamos la vida. También ayuda a determinar cómo manejamos el estrés, nos relacionamos con los demás y tomamos decisiones.

La verdad es que yo no soy el mejor ejemplo de esto. Entre otras cosas, porque mi salud mental ahora mismo, brilla por su ausencia. Aún así, os traigo este post por encargo de una persona que me pidió que os hablara de algunos términos que por desgracia están “de moda”.

INDICE:

El Ghosting:

El Ghosting también conocido como la acción de ir desapareciendo poco a poco de la vida de otra persona, sin hablar, sin contestar, sin explicaciones de ningún tipo es algo que puede destruir a esa persona tanto física como psicológica y emocionalmente hablando. No importa lo que ocurra entre dos personas, una explicación o cierre siempre es necesario para ambos...¿No os parece?

Esto es algo triste que por desgracia cada día se da más a menudo... Y que sinceramente, y personalmente hablando, desde mi experiencia, creo que si le haces esto a otra persona, te mereces el peor de todos los males...

Dibujo que representa la salud mental
Dibujo que representa la salud mental

El Ghosting, es un termino utilizado por mucha gente, para justificar una ruptura. ¿Dónde han quedado las rupturas como amigos de toda la vida?. Pues resulta que también se utiliza para justificar el dejar de lado “una amistad”. Algo que al menos a mi, me parece cobarde. Nunca caigáis en el "con el tiempo seremos amigos" si no lo piensas de verdad...dilo directamente...como las tiritas es mejor arrancar de raíz…Al menos eso opino yo.

Como dijo en un artículo la psicóloga Maria Fornet: “Pretender que no nos afecte la indecencia de los demás es luchar contra la verdadera naturaleza del ser humano”. Triste, pero cierto, ¿no os parece?

El Zumping:

Acuñada durante el confinamiento, consiste por tanto en cortar una relación por videollamada. Es la versión “millennial” del post-it de “Sexo en Nueva York”.

El Whelming:

Es una de las últimas incorporaciones a este glosario y deriva del adjetivo inglés overwhelmed, que significa sobrepasado. 

Consiste en contar a tu match lo ocupada que está tu vida amorosa, fingiendo saturación y hastío por lo insistentes que son otros pretendientes, cuando lo que se pretende es avivar el interés de la persona con la que estás hablando. En general, es fruto de la inseguridad y suele generar el efecto contrario, o sea, la otra persona ve a la legua que no es cierto.

El Zombieing:

Cuando una persona, después de hacer ghosting, regresa de entre los muertos y reaparece en nuestra vida como si nada hubiera pasado.

El Mooning:

Es una variante más sutil (y para muchos, más cruel) del ghosting, ya que en lugar de comunicar a una persona que ya no estamos interesados en ella, activamos el modo “no molestar” (cuyo icono es la luna en iPhone, de ahí su nombre) para silenciar exclusivamente las notificaciones de esa persona.

El Benching:

Este termino, también llamado paperclipping o cushioning, trata de que el match no llega a desaparecer del todo (o a hacer ghosting) pero tiene a la otra persona en la récamara, como un plan B, y simplemente escribe de vez en cuando para recordarnos que “está ahí”. 

En realidad, quien “está ahí” es la víctima del benching, quien, al percibir esas pequeñas muestras de interés, no llega a dar por finiquitada la relación. Piensa que pronto será ‘titular’ cuando solo está en el banquillo (que es lo que significa bench en inglés).

El Curving:

A medio camino entre el ghosting y el benching se encuentra esta forma de crueldad emocional. 

La persona no desaparece sin más, sino que si viéramos en un gráfico su interés y sus interacciones con su víctima apreciaríamos una curva decreciente. Va a esfumarse también, pero poco a poco…

El Orbiting:

A pesar de haber suspendido los encuentros en persona y dejado de responder a nuestros mensajes y llamadas, un orbiter sigue dando “me gusta” a nuestras publicaciones en redes o viendo nuestras actualizaciones de estado en WhatsApp o Instagram Stories. 

Aunque hay quien considera a este comportamiento una forma de cortesía, hay quienes preferirían un ghosting radical.

El Breadcrumbing:

Literalmente significa dejar migas de pan, es decir, esas pequeñas migajas o muestras de atención y conexión que recibimos cuando alguien nos hace benching, orbiting o curving. 

Todos estor términos tienen un denominador común: la capacidad de confundir y hacer sentir mal a la persona que los sufre.

El Snooping:

Consiste en fisgonear todo lo que podamos de una persona, y abarca desde la inocente búsqueda en Google de detalles de la vida de nuestro match hasta las enfermizas inspecciones del móvil de otra persona, rayanas en lo delictivo.

El Kittenfishing:

Es otra actitud de amplio espectro (con versiones que van de lo inofensivo hasta lo patológico y denunciable) que consiste en mostrarnos diferentes a como somos en realidad y/o mentir para seducir a alguien. 

Hay quien sostienen que precisamente en eso se basa la seducción, en mostrar a la otra persona una versión mejorada de nosotros mismos, pero no es lo mismo usar una foto especialmente favorecedora que crear una nueva identidad (o usurpar la de otra persona). En su versión "espiritual" se llama wokefishing y quienes la practican fingen ser más solidarios y progresistas de lo que son. El ejemplo por antonomasia son los hombres que se definen como aliados feministas sin serlo.

El Haunting:

Define ese fenómeno (tan pronunciado durante el confinamiento) por el cual una ex pareja reaparece de repente en nuestras vidas tras mucho tiempo sin tener contacto.

El Fleabagging:

Define a la tendencia a salir con personas que no nos interesan y no son buenas para nosotros, como hace el personaje de Phoebe Waller-Brigde en la serie.

El Glamboozling:

Cuando hemos quedado con nuestra pareja virtual, pero ésta cancela planes en el último minuto o no se presenta a la cita. Si además de plantarnos nos hace un ghosting, se considera que nuestro match nos ha hecho cloaking.

El Negging:

Consiste en fingir un halago para insultar (por ejemplo, “qué guapa estás para la edad que tienes”, "odio los acentos, pero a ti casi no se te nota", "si te arreglaras estarías espectacular", "de cara estás genial", "me encanta que te sobren unos kilos", "a mí no me importa que no tengas estudios"…), de modo que la otra persona se siente desconcertada y minada, sin saber exactamente por qué. El objetivo es que la víctima busque convertir señales confusas en apreciaciones inequívocas, de modo que buscará, conscientemente o no, la aprobación del otro, que tendrá el control gracias a esta sutil forma de abuso.

El Typecasting:

Es una versión más sutil del negging y, por tanto, requiere estar más alerta: es lo que hacen esas personas que ya desde su perfil envían mensajes pasivoagresivos. Algunos son muy evidentes (los hombres que escriben “locas del coño no” o las mujeres que apuntan “solo si mides más de 190 cm”), pero otros requieren una lectura reposada, como los pretendidamente graciosos “si no eres como en las fotos me invitas a alcohol hasta que lo parezcas” o los del tipo “no me interesas si tienes faltas de ortografía o solo te importan tus selfies con morritos”. Por lo general, cuando alguien desprecia a un grupo concreto de personas, en el fondo, las desprecia a todas.

El Gatsbying:

Es lo que hacemos cuando las fotos o posts que publicamos en redes sociales parecen ser para el consumo de todos nuestros contactos, pero solo queremos impresionar a una persona en concreto.

El Obligaswiping:

Es lo que hacen esas personas, en su mayoría mujeres, que se abren perfiles en apps de contactos pero, conscientemente o no, en realidad no tienen intención de quedar en persona con nadie. Es una forma de autoengaño muy común.

El Pocketing:

Todo parece funcionar, pero la persona a la que consideramos nuestra pareja nos esconde (o nos mete en un bolsillo o pocket). De nuevo, se trata de una actitud tan antigua como las propias relaciones, pero tiene su versión digital: consiste en obviar a una persona en redes, por ejemplo, publicando fotos tomadas mientras se está con ella (selfies, platos de un restaurante o paisajes) sin etiquetarla y, por supuesto, sin que aparezca en la foto.


He de reconocer, que yo mismo he realizado alguno de estos, obviamente sin querer la verdad, pero no es excusa, ya que el desconocimiento de algo no implica que debamos hacerlo, dejando así de ser mejores personas ¿no os parece?. 

De la misma forma, también los he sufrido, y no es algo agradable. A la hora de cortar una relación o una amistad, opino que deberíamos comportarnos como personas adultas, aunque cueste y no estés en tu mejor momento, y hablar las cosas, de la manera más clara y concisa posible (como si ambos fueseis muy imbéciles). Por desgracia estos términos cada vez está más presentes en nuestro día a día por eso, como consejo final: "No hagáis lo que no queráis que os hagan a vosotros y vosotras"...el Karma es una puta vengativa y os lo devolverá multiplicado...

Si quieres más artículos similares a este, sobre cualquier tema, no dudes en pedirme lo, y pásate por La Fosa Berete a darte un baño con nosotros...

Publicar un comentario

0 Comentarios