Shutter Island: Todos somos cuerdos hasta que se demuestra lo contrario

 Hoy os voy a hablar de otra película, que al menos a mí, me gusta muchísimo. No tiene mucho que ver con la diversidad funcional, pero es de esas cintas que también tratan la salud mental. Os hablo de “Shutter Island” (una de esas muchas cintas basadas en una novela).

Se trata de una película de 2010 dirigida por el gran Martin Scorsese, con producción de Brad Fischer, Mike Medavoy, Arnold Messer y el propio Martin Scorsese. El guión corre a cargo de Laeta Kalogridis y Steven Knight, basado en la novela de mismo nombre, de Dennis Lehane.

La música corre a cargo de Robbie Robertson y la fotografía es cosa de Robert Richardson.

Protagonizada por Leonardo DiCaprio, Mark Ruffalo, Ben Kingsley, Max Von Sydow, Michelle Williams, John Carroll Lynch, Emily Mortimer, Patricia Clarkson y Jackie Earle Haley entre otros.

Dibujo de la portada de Shutter Island
Dibujo de la portada de Shutter Island

La película, nos cuenta la historia en 1954 de los agentes Edward Daniels y Chuck Aule deberán investigar la desaparición de una mujer en la isla de Shutter, en donde se sitúa un inexpugnable hospital psiquiátrico federal para asesinos múltiples, del cual la mujer era paciente.

Entre muchas otras, os puedo contar como curiosidades, que:
  • Antes de que Martin Scorsese y Leonardo DiCaprio terminaran poniéndose al frente de Shutter Island, el proyecto pasó inicialmente por las manos de Wolfgang Petersen, quien fue despedido en el momento en el que Paramount se hizo con los derechos de la historia. En aquel momento, entró en juego otro tándem maravilloso, el formado por David Fincher y Brad Pitt, quienes estuvieron muy cerca de llevarlo a cabo.
  • Durante el proceso de casting de Shutter Island, tanto Martin Scorsese como Leonardo DiCaprio barajaron las opciones de Robert Downey Jr. y Josh Brolin para interpretar el papel de Chuck Aule. Sin embargo, una vez apareció el gran Mark Ruffalo en escena, no dudaron ni un segundo y apostaron por él.
  • En inglés, Shutter Island esconde en su propio título un apasionante secreto. Y es que, si os fijáis bien, nos encontramos ante un (buscado) anagrama de "truths and lies" y "truths/denials", es decir, "verdades y mentiras" y "verdades y negaciones".
  • Antes de decidir ponerse manos a la obra con Shutter Island, Martin Scorsese y Leonardo DiCaprio tenían pensado comenzar a trabajar en, atención, El lobo de Wall Street. Sin embargo, no consiguieron la financiación suficiente para llevar a cabo la que terminaría siendo una de sus películas más aclamadas, lo que provocó la puesta en marcha de la adaptación cinematográfica de la novela de Lehane.
  • Antes de comenzar el rodaje de Shutter Island, Martin Scorsese quiso indicarle a su equipo las referencias cinematográficas con las que pensaba jugar en este proyecto, por lo que les reunió para ver dos obras maestras de la talla de Retorno al pasado y Vértigo (De entre los muertos).
  • La productora Columbia Pictures se hizo con los derechos cinematográficos de la novela original de Dennis Lehane en, atención, 2003. Sin embargo, tras la cantidad de tiempo que pasó sin que el proyecto saliera adelante, los derechos volvieron nuevamente al autor.
  • A pesar de su indiscutible éxito comercial, Shutter Island tiene el dudoso honor de ser la única película con el sello de la asociación de Martin Scorsese y Leonardo DiCaprio que no consiguió ninguna nominación a los premios Oscar. De esta forma, la cinta no pudo correr la misma suerte que las (también) maravillosas  Gangs of New York , El aviador, Infiltrados y El lobo de Wall Street, las cuales se terminaron colando incluso en la codiciada categoría de Mejor película.
  • Una característica muy especial de Martin Scorsese es que, a pesar de su endiablado ritmo de trabajo, asegura terminar siempre exhausto de todos y cada uno de los rodajes que ha liderado. En ese sentido, Shutter Island no fue una excepción. Y es que, en palabras del propio director, aquella filmación "me obligó a estar en un bosque en mitad de la lluvia y el viento, algo que, para un urbanito como yo, es algo parecido a un castigo muy duro". Afortunadamente, no se le quitaron las ganas de seguir entregando obras maestras.
  • En un primer momento, Shutter Island iba a ser estrenada en el mes de octubre de 2009. Sin embargo, Paramount Pictures decidió retrasar su llegada a los cines para dedicarse en cuerpo y alma a la promoción y campaña para los Oscar de Up in the Air y The Lovely Bones, películas que, en opinión de los responsables del estudio, tenían muchas más posibilidades de triunfo en la carrera de premios.
  • Desde el comienzo de la pre-producción, el director inspiró al reparto y al equipo técnico con una serie de proyecciones nocturnas de películas, algunas legendarias y otras desconocidas, que trataban los temas y estilos presentes en “Shutter Island”. La lista también incluía un documental obligatorio de 1967: el polémico Titicut Follies, de Frederick Wiseman, que llegó a estar prohibido y que expone el trato a los pacientes en un hospital para criminales trastornados.

Cuidado con los posibles SPOILERS a partir de aquí:

Desde la primera escena, se nos muestra que Daniels (el personaje de Leo) no está bien. Primero culpa al viaje en barco, está mareado. Habla con su compañero, con quien no había trabajado antes, y se distrae por un momento. Le aclara que es viudo. Un pirómano incendió el bloque de apartamentos donde vivían y él estaba de servicio, no llegó a tiempo. Esto significa que Daniels va a la isla en mal estado, tanto físico como anímico. Desde que desembarcan hasta que llegan al portón principal, la siniestra institución es presentada magníficamente con un acompañamiento musical que hiela la sangre. La verdad es que da la sensación de que Daniels está entrando en el infierno.

En la puerta, le quitan las armas. Allí mandan los vigilantes del centro/prisión. Pronto les presentan al Dr. Cawley (Ben Kingsley), la cabeza visible de la institución médica, quien desde el principio se muestra reacio a colaborar con los agentes en la forma que éstos demandan. Revisan la habitación donde residía la paciente y Daniels descubre un pedazo de papel oculto en el suelo. “La ley de los 4; ¿Quién es el paciente 67?“. Cawley no tiene ni idea de qué significa. 

Hablan con los empleados y Daniels vuelve a descubrir algo: uno de los guardias no estuvo en su puesto todo el tiempo. Interrogan a un grupo de pacientes y uno de ellos escribe “RUN” (“HUYE”) en la libreta del agente. Los guardias salen a buscar a la desaparecida, pero no hacen nada realmente, porque piensan que ha muerto. Todo es demasiado raro en Shutter Island. Sin duda, algo huele a podrido allí dentro, y Daniels está dispuesto a destaparlo. La película va pasando de inquietante, tenebrosa, a opresiva, agobiante. ¿Qué es verdad? ¿Qué ocurre allí realmente?

Personalmente, me encanta la película, y me parece vergonzoso que no se llevase ningún premio. Os la recomiendo, sobre todo porque retrata muy bien a las personas con problemas mentales, y para que negarlo, es una buena historia policiaca, que siempre gustan ¿no?


Si te gusta la recomendación, y quieres saber de alguna más, no dudes en pasarte por La Fosa Berete más a menudo a darte un baño con nosotros...

Publicar un comentario

0 Comentarios