La empatía puede ayudar a las personas con diversidad funcional, de más de una forma

Hola a todos y todas los que os soléis pasar por este lugar. Hoy os quiero hablar de algo que como ya sabéis, resulta importante: el ocio de las personas con diversidad funcional.

Como el ocio es una parte importante del ser humano, me refiero a tenerlo, y a saber como y cuando gestionarlo, y para ello ayudan mucho los videojuegos. Pero aún así, no todo son los videojuegos en sí, ya que para jugarlos, hacen falta unos añadidos, o hardware, que facilitan la labor y en muchos casos, la inmersión en la aventura que suponen los videojuegos.

Uno de los mejores ejemplos de buen hacer sobre este tipo de hardware, son los ratones adaptados a personas con movilidad reducida, y un buen ejemplo de este tipo de ratones es enPathia (sí, como eso que le falta a más de uno y de una), de la empresa Eneso.

Dibujo del dispositivo enPathia
Dibujo del dispositivo enPathia

Pero, ¿Qué tiene de especial?, bueno, enPathia, no es solo un ratón, ya que podríamos decir que se trata de una adaptación, un periférico que permite trabajar con el ordenador con la misma facilidad que con un ratón y un teclado convencionales, pero sin necesidad de usar las manos. En algunos sentidos este aparato es un ratón adaptado, pero no sólo es eso, y decir que lo es, sería estar faltando a la verdad, ya que también es un teclado adaptado, una interfaz para usar hasta dos pulsadores con el ordenador, una aplicación para simular clics virtuales de ratón, un ratón de cabeza, etc.

Pero una de las mejores cosas que tiene enPathia, es que no te obliga a usar ninguna parte de su cuerpo en particular. Muchas personas lo usan con comodidad con el antebrazo o un pie. Se adapta a tu forma de trabajar, no al revés.

Este hardware se desarrolló en colaboración con voluntarios con diversas patologí­as: tetraplejia, espina bí­fida, parálisis cerebral, esclerosis múltiple... Una de las razones por las que es un sistema tan versátil y sencillo de aprender.

Consiste en un sensor que se fija con una cinta a alguna parte del cuerpo. El usuario sólo tiene que realizar movimientos suaves y naturales para controlar el ordenador.

El sensor se puede colocar en cualquier parte del cuerpo y en cualquier posición. El sistema se adapta automáticamente al tipo de movimiento que le resulte más cómodo realizar.

Todo lo que se puede hacer con este hardware, es lo mismo que podrías hacer con un ratón y un teclado convencionales: moverse entre archivos y carpetas, navegar por Internet, jugar, escribir texto...

Si giras el sensor en cualquier dirección (por ejemplo, torciendo ligeramente la cabeza), el cursor se moverá en esa dirección. Para hacer clic izquierdo o derecho, doble clic, arrastrar o mostrar un teclado virtual, simplemente detente un instante sobre un punto en la pantalla. Aparecerá un menú con todas esas opciones, y para ejecutarlas sólo tendrás que hacer un movimiento suave. También puedes usar enPathia con uno o dos conmutadores estándar, por si lo prefieres así.

Personalmente, me parece una gran herramienta para personas con diversidad funcional, y/o problemas de movilidad. Un ejemplo del buen uso que se le puede dar, es un vecino mío, quién lo utiliza para poder comunicarse con su familia (tiene parálisis cerebral derivada de un accidente de coche), y tanto él como su familia, están contentos con el aparato.






Publicar un comentario

0 Comentarios