Estrategias que nos ayudarán a caminar con Parkinson

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo que afecta al sistema nervioso de manera crónica y progresiva. Estamos familiarizamos con la enfermedad, porque es la segunda más prevalente en la actualidad después del Alzhéimer y pertenece a los llamados Trastornos del Movimiento.

Se caracteriza por la pérdida o degeneración de neuronas en la sustancia negra, una estructura situada en la parte media del cerebro. Esta pérdida provoca una falta de dopamina en el organismo, una sustancia que transmite información necesaria para que realicemos movimientos con normalidad, señala la Federación Española del Parkinson.

La falta de dopamina hace que el control del movimiento se vea alterado. Eso explica la deficiencia en los motores, dando lugar al temblor o la rigidez.

Fotografía de una pareja de personas mayores con Parkinson caminando
Fotografía de una pareja de personas mayores con Parkinson caminando

Varias estrategias pueden ayudar a las personas con Parkinson, con dificultades para caminar, pero un nuevo estudio encuentra que muchas personas nunca han oído hablar de estas estrategias o las han probado, según advierten los investigadores en Neurology, la revista médica de la Academia Americana de Neurología.

El estudio también ha descubierto que la eficacia de las diferentes estrategias de compensación dependía del contexto en el que se utilizaban. El resultado variaba si se producía en el interior o en el exterior, bajo presión de tiempo o no.

La investigadora pone un ejemplo: la gente camina al ritmo de un metrónomo, imitando la forma de andar de otra persona o contando en su cabeza. “Descubrimos que la gente rara vez está informada de todas las estrategias de compensación. Cuando lo están, las personas suelen encontrar las estrategias que mejor se adaptan a ellas y a sus circunstancias particulares", señala.

Para el estudio, los investigadores encuestaron a 4.324 personas con Parkinson y con impedimentos para caminar. De los participantes, el 35% encontró que sus dificultades para caminar afectaban a su capacidad para realizar sus actividades diarias habituales y el 52% tuvo una o más caídas en el último año.


Si tenéis familia con Parkinson, igual os interesa saber este tipo de cosas, ¿no os parece? Si quieres saber más sobre este estudio y otros similares, no dudes en pasarte por La  Fosa Berete.

Publicar un comentario

0 Comentarios