Fobia: Musofobia

Hoy, os voy a hablar de otra de esas fobias, que os pueden causar más de un susto, si es que la acabáis desarrollando, o si es que la tenéis. Os hablo de la Musofobia. Antes de hablar de ella, os dejo una pequeña recomendación, y es que: si notáis cualquier síntoma, de esta fobia, por pequeño que sea, acudáis a un médico especializado, lo antes posible, para que no vaya a más...

INDICE:

¿Qué es?:

La musofobia, también conocida como miedo a los ratones, forma parte de los trastornos de ansiedad, considerándose una fobia específica.

Imagen que representa la Musofobia
Imagen que representa la Musofobia

Esta fobia, implica un miedo intenso e irracional hacia un objeto o situación y da lugar a pensamientos irracionales ante el estímulo.

Causas:

El miedo a los ratones tiende a aparecer en la infancia, generalmente antes de los 9 años, no obstante puede desarrollarse en cualquier etapa de la vida. No es un pensamiento irracional el pensar que las ratas o ratones son portadores de numerosas enfermedades y es normal que haya una cierta repugnancia y preocupación hacia este animal. Este rechazo es transmitido de padres a hijos y este componente socio-cultural puede ser un efecto causal desencadenante de esta fobia.

El motivo principal por el cual una persona puede desarrollar la musofobia, es a partir de una experiencia traumática vivenciada, observada o por transmisión de información, donde otra persona ha compartido historias o anécdotas con contenidos amenazantes o peligrosos en referencia a este animal. Frente a ello, se establece un condicionamiento clásico, donde la persona asocia a la rata con una respuesta de aversión.

Síntomas:

El miedo a los ratones se compone de los síntomas que se presentan en las fobias específicas o simples, lo que cambia entre las distintas fobias es el estímulo que provoca el miedo irracional. El conjunto de síntomas aparecen cuando la persona se expone al animal o imagina la situación en el que puede encontrarlo, produciendo con ello una ansiedad anticipatoria. Su sintomatología es:
  • Presencia de un miedo o ansiedad intensa ante un estímulo que lo desencadena.
  • El objeto o situación fóbica provoca una reacción de miedo o ansiedad inmediata prácticamente en todas las ocasiones en que se presenta el estímulo.
  • La persona busca con todo su empeño evitar o resistirse activamente el objeto o la situación.
  • El miedo o la ansiedad presentados provocan una respuesta desproporcionada al peligro real que representa el desencadenante.
  • La presencia del miedo y la ansiedad son persistentes, habitualmente duran seis o más meses.
  • Genera un malestar clínicamente significativo, así como un deterioro social, laboral y en otras áreas de la vida de la persona.

Tratamiento:

El tratamiento considerado más eficaz en el tratamiento de las fobias específicas es la técnica de exposición, comprendida dentro de la terapia cognitivo-conductual. Este método busca desensibilizar a la persona del estímulo temido y para ello, la persona deberá exponerse “in vivo” o en imaginación al estímulo temido. Para trabajar en ello, la persona junto al terapeuta establece una jerarquía de situaciones de menor a mayor dificultad que le acerquen al objetivo final, estar con un ratón sin que aparezca un miedo intenso e irracional. Un posible ejemplo de jerarquía para superar el miedo a los ratones podría ser la siguiente:
  • Ver una imagen de un ratón
  • Tocar un ratón de peluche
  • Ver un documental sobre ratones
  • Ir a una tienda a ver los ratones en jaulas desde lejos
  • Ir a una tienda a ver los ratones en jaulas des de más cerca
  • Tocar uno de los ratones

Me despido ya, no sin antes recordaros que si notáis cualquier síntoma, de esta fobia, por pequeño que sea, acudáis a un médico especializado, lo antes posible, para que no vaya a más...Espero que esta información os sea de utilidad y/o interesante. Si quieres saber más sobre esta y otras enfermedades, no dudes en pasarte por La Fosa Berete para darte un chapuzón con nosotros y estar al día de estos temas y otros...

Publicar un comentario

0 Comentarios