Fobia: Hidrofobia

Hoy, os voy a hablar de otra de esas fobias, que os pueden causar más de un susto, si es que la acabáis desarrollando. Os hablo de la Hidrofobia. Antes de hablar de ella, os dejo una pequeña recomendación, y es que: si notáis cualquier síntoma, de esta fobia, por pequeño que sea, acudáis a un médico especializado, lo antes posible, para que no vaya a más...

INDICE:

¿Qué es?:

La hidrofobia es una respuesta de miedo descomunal al agua y a muchas actividades relacionadas con ella, como la natación.

La alta ansiedad puede ser dada por el miedo al ahogarse al nadar, ya siendo por la creencia falsa o no de que no se tiene la habilidad suficiente para nadar o que puede ocurrir algún accidente. Este tipo de hidrofobia no tiene como foco principal el temor al agua en sí misma, sino que va más enfocada al miedo a morir sofocado por el ambiente en el que se está, que luego se generaliza a la fobia al agua profunda. 

Imagen que representa la Hidrofobia
Imagen que representa la Hidrofobia

En un principio este tipo de fobia suele pasar desapercibido porque es poco frecuente que la persona hidrofóbica se encuentre delante de situaciones donde tiene que nadar y no acostumbra a afectar a la calidad de vida por esta razón, aunque podría suceder si el miedo se extiende al uso de vehículos marítimos como los barcos.

Otro tipo de hidrofobia seria el pánico al agua como tal. Las persona que lo padecen sienten una aversión extrema al agua e intentan evitar el contacto con ella lo máximo posible por la cantidad de ansiedad que sufren. Esto puede llegar a colmar en evitar baños o entrar en la ducha o dejar de beber agua. En estos casos la calidad de vida se podría ver afectada, comportando problemas de higiene y salud al no ducharse, afectando en consecuencia a su vida social. No beber agua claramente conduciría a la deshidratación y a graves problemas de salud si no se trata.

Causas:

La hidrofobia puede aparecer de dos grandes maneras:

Multifactorial

La primera de las causas de la hidrofobia es la más frecuente y sería de la misma manera que aparecen las demás fobias. Es decir, no hay una causalidad exacta pero existen un seguido de factores que pueden determinar su aparición. Para la adquisición de la hidrofobia más habitual, estos serían los factores más comunes asociados a la aparición de la hidrofobia:
  • Haber vivido u observado eventos traumáticos relacionados con el agua. Como por ejemplo, haber estado a punto de ser ahogado.
  • No haber desarrollado habilidades de nadar en una temprana edad.
  • Baja autoestima. En el siguiente artículo encontrarás Miedos frecuentes causados por la baja autoestima.
  • Adquisición de falsas creencias sobre la peligrosidad del agua en la niñez.
  • Predisposición genética a la ansiedad.

Hidrofobia a partir de la rabia:

¿Por qué la rabia da hidrofobia? La rabia es una enfermedad vírica infecciosa que puede afectar a todos los mamíferos y su forma más común de transmisión es por mordedura. El virus de la rabia ataca al encéfalo causando encefalitis y con ello una gran cantidad de síntomas que van evolucionando a lo largo de un seguido de fases hasta terminar con la muerte.

En una fase avanzada es donde suele aparecer la hidrofobia. ¿Por qué la rabia causa hidrofobia? Su presencia es debido a la inflamación y el surgimiento de espasmos en la faringe que dificultan tragar cualquier líquido además de ser un proceso doloroso. Esto crea de forma natural una aversión hacia el agua. La hidrofobia suele presentarse tan a menudo que el nombre de "hidrofobia" suele ser un forma alternativa de llamar a esta enfermedad.

Síntomas:

Al formar parte de los trastornos de ansiedad específicos o fobias, la hidrofobia comparte muchos síntomas propios de la ansiedad. Suelen aparecer delante del estímulo que provoca el miedo, en este caso el agua, o incluso imaginando situaciones donde está presente. Cada persona puede sufrir diferentes síntomas y lo viven de manera única, pero suelen estar agrupados en las siguientes categorías:

Hidrofobia: síntomas físicos

  • Mareos
  • Hiperventilación
  • Taquicardia
  • Vómitos
  • Dolor de barriga
  • Nervios
  • Sudoración

Hidrofobia: síntomas cognitivos

  • En los casos de fobia, el miedo se presenta conjuntamente con pensamientos o creencias irracionales intrusivos que agravian y mantienen la ansiedad elevada. Este tipo de pensamientos son dedicados a ideas catastróficas y ocurrencias negativas que podrían suceder en situaciones donde el elemento que causa el miedo estaría presente. Cuando el miedo reside en el ahogamiento por nadar, los pensamientos que formarían el cuadro sintomático serían aquellos que exagerarían las probabilidades de ahogarse o que remarcarían la incapacidad de poder nadar. Mientras que en los casos de aversión al agua, los pensamientos estarían enfocados en que la persona se ahogaría si bebiera agua o la creencia errónea de que el agua es una sustancia nociva.

Hidrofobia: síntomas conductuales

  • Para evitar lo máximo posible tener delante el estímulo aversivo las personas acaban desarrollando tácticas y métodos para no afrontar sus miedos. Estas tácticas son conocidas como conductas evitativas y suelen estar presentes en todas las fobias. Las principales conductas evitatorias que utilizarían los hidrofóbicos serían:
    • No ir a la playa
    • No ir a la piscina
    • No ducharse
    • No beber agua

Tratamiento:

Delante de este tipo de casos, es normal preguntarse si la hidrofobia puede curarse. Por suerte, como todas las fobias, se puede tratar a partir de terapias psicológicas. En el caso de hidrofobia por rabia, su tratamiento médico correspondiente suele ser suficiente para remitir sus síntomas.

Para vencer el temor al agua, se utilizarán técnicas cognitivo-conductuales que se centrarán mayoritariamente en hacer desaparecer el miedo poco a poco a partir de la exposición del agua o ambientes estresantes, dando herramientas para afrontar la ansiedad y trabajar en los pensamientos y creencias irracionales que mantienen el miedo. Las técnicas más empleadas en el tratamiento de la hidrofobia son:
  • Exposición en vivo
  • Reestructuración cognitiva
  • Técnicas de relajación

Me despido ya, no sin antes recordaros que si notáis cualquier síntoma, de esta fobia, por pequeño que sea, acudáis a un médico especializado, lo antes posible, para que no vaya a más...Espero que esta información os sea de utilidad y/o interesante. Si quieres saber más sobre esta y otras enfermedades, no dudes en pasarte por La Fosa Berete para darte un chapuzón con nosotros y estar al día de estos temas y otros...

Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Hola, Berete! Me ha gustado porque explicas el porqué de los síntomas y eso lo agradezco mucho. Muy interesante cómo siempre. Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde pequeño siempre me han dicho que: "si vas a hacer algo, hazlo bien o no lo hagas" :P Me alegra ver que te parece interesante. Como siempre un placer que te pases y comentes Super K :)

      Eliminar