Fobia: Fagofobia

Hoy, os voy a hablar de otra de esas fobias, que os pueden causar más de un susto, si es que la acabáis desarrollando. Os hablo de la Fagofobia. Antes de hablar de ella, os dejo una pequeña recomendación, y es que: si notáis cualquier síntoma, de esta fobia, por pequeño que sea, acudáis a un médico especializado, lo antes posible, para que no vaya a más...

INDICE:

¿Qué es?:

La fagofobia, es un desorden psicológico que se enmarca dentro de los trastornos de la ansiedad y que provoca la fobia a comer por el temor irracional a atragantarse durante ese acto, aunque el pánico puede llegar incluso a tener miedo a ahogarse simplemente por tragar saliva.

Imagen que representa la fagofobia
Imagen que representa la Fagofobia

Causas:

Normalmente esta fobia está asociada a:
  • Experiencias de atragantamiento.
  • Situaciones de gran ansiedad.
  • Ataques de pánico.

Que provocan la sensación de estrechamiento de la garganta y de dificultad para comer. Por ello, una de las principales vías para el tratamiento de esta dolencia es conseguir que los pacientes se relajen para ayudar a la deglución, así como ejercicios de relajación de la musculatura de la cara o desviar la atención cuando se mastica o se traga.

Síntomas:

Los síntomas frecuentes de fagofobia que pueden servir de voz de alarma para detectar a tiempo este pánico a atragantarse son:
  • Inquietud antes de comer: el primer escalón al que se enfrentan los pacientes con este trastorno es la asociación del miedo con el hecho de sentarse a comer.
  • Ansiedad ante la comida: una vez sentados a la mesa y ante el reto de comer y tragar, es habitual que las personas con fagofobia sufran los síntomas habituales de un ataque de ansiedad, como sudoración, temblores, hiperventilación, sensación de que falta el aire, escalofríos o sofocos, molestias en el estómago, sensación de entumecimiento en las extremidades…
  • Pérdida de peso significativa: como consecuencia de las sensaciones previas y el ataque de ansiedad que aparece justo antes de iniciar un bocado, los pacientes con fagofobia sufren una importante pérdida de peso en poco tiempo.

Tratamiento:

La fagofobia es un trastorno psicológico que tiene cura. Según la evidencia científica, el abordaje más exitoso para este miedo a a tragar ha sido mayoritariamente psicológico, es decir, con un tratamiento cognitivo-conductual, en algunos casos acompañado de tratamiento farmacológico.

Para lograr ese cambio de chip, necesario en el cerebro de los afectados, los expertos señalan que hay que enseñar al paciente métodos para aprender a distraerse mientras se come, a relajarse con respiración abdominal, incluso llegando a hacer meditación si es necesario.

Me despido ya, no sin antes recordaros que si notáis cualquier síntoma, de esta fobia, por pequeño que sea, acudáis a un médico especializado, lo antes posible, para que no vaya a más...Espero que esta información os sea de utilidad y/o interesante. Si quieres saber más sobre esta y otras enfermedades, no dudes en pasarte por La Fosa Berete para darte un chapuzón con nosotros y estar al día de estos temas y otros...

Publicar un comentario

0 Comentarios