¿Cuáles son las diferencias entre baloncesto y baloncesto en silla de ruedas?

Aunque estamos aún a vueltas con el problema global que supone la pandemia de la Covid, este verano ha sido una época de deporte, por los Juegos Olímpicos y ahora la llegada de los Juegos Paralímpicos.

El baloncesto en silla de ruedas es uno de los deportes más importantes en los Juegos Paralímpicos. Desde los primeros Juegos de Roma 1960 han estado presente en todas las citas paralímpicas, lo que le ha valido una gran popularidad en todo el mundo. Este éxito puede deberse a su similitud con el baloncesto olímpico, otra de las disciplinas más aclamadas durante los Juegos Olímpicos.

Imagen que representa las diferencias entre el baloncesto olímpico y baloncesto paralímpico
Imagen que representa las diferencias entre el baloncesto olímpico y baloncesto paralímpico

Por lo general, las reglas del baloncesto en silla de ruedas son prácticamente las mismas que las de la modalidad de a pie:
  • La cancha tiene las mismas medidas
  • Las canastas están a igual altura
  • El sistema de puntuación es idéntico: dos tantos para las canastas logradas durante el juego, uno por cada tiro libre anotado y tres para los balones encestados desde más de 6,75 metros de distancia.
  • La única diferencia consiste en que los jugadores deben botar o pasar la pelota después de empujar la silla dos veces.

Los equipos de baloncesto en silla de rueda también tienen 12 jugadores, con un máximo de cinco en pista. Sin embargo, a cada deportista se le asigna una puntuación entre el 1.0 y el 4.5, según su menor o mayor habilidad funcional. Por ello, durante el juego, la suma de los puntos de los cinco jugadores en pista no puede exceder de 14.

Como es obvio, el baloncesto en silla de ruedas tiene ciertas diferencias con el baloncesto olímpico. Eso sí, son muchas menos de las que se creen a priori.

En el baloncesto que se lleva a cabo en los Juegos Paralímpicos, la silla es como la piel, puesto que debe estar enganchada al cuerpo. Esto se hace con carracas que se utilizan en el esquí, por lo tanto, la silla es un punto de gravedad.

Un punto importante en este sentido son las sillas de ruedas, pues del suelo a la parte superior del cojín o asiento, no deben superarse los 63 centímetros, para integrantes de nivel 1.0 a 3.0, y los 58 centímetros para quienes tengan niveles de 3.5 a 4.5.

En este sentido, la principal norma para poder jugar baloncesto en silla de ruedas, es que la persona tenga alguna discapacidad física en sus miembros inferiores que no les permita correr o saltar. De esta manera, habrá jugadores con diferentes condiciones, pero una vez se determina la capacidad de funcionalidad que tenga el jugador ya podrá formar parte de cualquier equipo de baloncesto en silla.


Espero que esta información os resulte útil, y interesante. Si quieres saber más sobre este tema y otros similares, no dudes en pasarte por La Fosa Berete a darte un baño con nosotros...

Publicar un comentario

0 Comentarios