Superar la discriminación hacia las personas con diversidad funcional, la asignatura pendiente de la universidad

Con esto de la pandemia por Covid, todo nuestro mundo se ha visto trastocado, y eso se nota en todos lados.

La cotidianidad universitaria no es una excepción. Clases semipresenciales, seminarios que suponían para muchos la primera toma de contacto con profesionales de su sector reducidos ahora a sesiones virtuales donde ese contacto es más complicado y, sobre todo, la necesidad imperiosa de contar con una mínima tecnología para seguir las clases online. Una anómala situación para todos los universitarios que, en el caso los estudiantes con divers, plantea un escenario con ventajas y obstáculos imprevistos.

Fotografía de un niño con diversidad funcional en una biblioteca con otra niña
Fotografía de un niño con diversidad funcional en una biblioteca con otra niña

Toda la comunidad universitaria afronta desde hace un año el reto de cumplir con los protocolos covid-19 sin interrumpir la actividad lectiva. Un desafío ante el que el 54,1% de los estudiantes con diversidad funcional considera que la universidad se ha adaptado bien. Cerca del 80% ha podido seguir con sus actividades académicas, mientras que las redes sociales y otras tecnologías digitales han facilitado seguir comunicándose con compañeros y docentes.

Pero también hay sombras. El 21% de estos alumnos tiene dificultades para seguir las clases desde casa, el 24% se queja de la falta de recursos tecnológicos y dispositivos digitales y casi uno de cada cinco (el 17%) señala escollos para realizar los exámenes. A algunos esa soledad forzada les ha llegado a generar ansiedad. Son algunas de las conclusiones del V Estudio "Universidad y Discapacidad", que aborda el grado de inclusión actual de las personas con diversidad funcional en el sistema universitario español.

Este informe ha sido realizado por la Fundación Universia, que cuenta con el apoyo de Banco Santander para el desarrollo de sus actividades, y la colaboración de Fundación ONCE, Crue Universidades Españolas, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) y el Real Patronato sobre Discapacidad.

Supongo, que aun es cosa de que nos queda mucho por hacer y por mejorar ¿no os parece?


Si quieres saber más sobre este tema y otros similares, no dudes en pasarte por La Fosa Berete a darte un baño con nosotros...

Publicar un comentario

0 Comentarios