La micología, nueva fórmula para formar a personas con diversidad funcional en Salamanca

El proyecto de creación de un Bosque micológico inclusivo en Candelario denominado “Fungigo” ya está dando resultados, entre ellos la formación de personas con diversidad funcional para trabajar en el mundo de la micología, que cuenta con notables perspectivas de desarrollo en la provincia.

Candelario fue uno de los tres lugares a nivel nacional elegidos para implantar este programa y la cooperativa Salarca, que forma parte de Asprodes, ha sido uno de los cinco integrantes activos del proyecto. Cuando se está llegando al final de la implantación de la iniciativa, que comenzó a plantearse en 2018, sus responsables han puesto de manifiesto la importancia de las actividades desarrolladas en la zona. 

Imagen promocional del proyecto Fungigo
Imagen promocional del proyecto Fungigo

En concreto, se ha intervenido en ámbitos forestales de Candelario con el objetivo de favorecer y mejorar la productividad de las setas, que se conoce como “Selvicultura fúngica”. Fue a través de un curso de formación de 150 horas realizado en las instalaciones de Altair, que Asprodes tiene en Fuentebuena. Gracias a él, se han formado a trece personas con diversidad funcional a través de un curso de micología aplicada y orientación laboral y se ha iniciado en Altair la tramitación para convertirse en un centro de formación homologado en actividades auxiliares.

Pero no todas las actividades se han realizado con los trabajadores de Altair, ya que también se desarrolló un curso para recolectores profesionales de setas, que tuvo que realizarse online y contó con más de 100 inscritos.

Un verdadero "puntazo" para fomentar la integración de las personas con diversidad funcional en el mundo rural.


Si quieres saber más sobre esta noticia, y otras similares, no dudes en pasarte por La Fosa Berete a darte un baño con nosotros...

Publicar un comentario

0 Comentarios