Fobia: La Tripofobia

Hoy, os voy a hablar de una de las peores y más extendidas fobias existentes, conocida como Tripofobia.

INDICE:

Definición:

Al ser una fobia, este es un problema que hace que quien lo padece, reaccione de una manera exagerada cuando interactúa de manera directa o indirecta cuando se encuentra con algún elemento u objeto que contiene en su estructura un patrón que se repite o que tiene una forma geométrica especifica.

Un ejemplo de estos objetos a los que reaccionan las personas tripofóbicas, son los panales de abeja, la madera, las esponjas, la piel de las fresas, los crustáceos, los agujeros en la piel o algunas plantas, siendo la semilla de loto una de las más que miedo causa.

Imagen de un patrón geométrico repetido
Imagen de un patrón geométrico repetido

Mediante investigaciones científicas se ha logrado determinar que una de las principales causas de la tripofobia puede ser la relación que hace el cerebro de muchas personas, entre este tipo de imágenes y algunas cosas peligrosas que pueden encontrarse en la naturaleza, como por ejemplo la piel de las cobras y algunas enfermedades de piel como la miasis cutánea.

Síntomas:

Los síntomas pueden ser los mismos que aparecen en cualquiera de las otras fobias que existen, dentro de los más comunes podemos mencionar los siguientes:
  • Temblores
  • Taquicardia
  • Sensación de hormigueo
  • Comezón
  • Escalofríos
  • Llanto
  • Asco
  • Sudoración
  • Náuseas
  • Malestar general

En algunos casos la reacción puede llegar a ser tan exagerada y grave que puede hacer que los niveles de ansiedad suban tanto que la persona pueda desarrollar ataques de pánico.

¿Existe algún tratamiento?

En primer lugar, cuando se sospeche de esta enfermedad, lo mejor es tratar de no interactuar con este tipo de objetos o imágenes, ya que es muy difícil diferenciar cuando existe o no alguna situación de peligro, así como es obligatorio acudir a un especialista, ya que este podrá realizar un diagnóstico más acertado y podrá planificar un tratamiento personalizado.

Dentro de las múltiples maneras que existe para tratar esta fobia, la desensibilización sistemática es la terapia que ha resultado más efectiva, ya que ayuda a mantener el control del miedo, mediante el cambio de respuesta al mismo estímulo, sin embargo, esta terapia debe ser aplicada por un experto en el problema, ya que puede tener el efecto contrario, aumentando el miedo o causando un trauma nuevo.

Además de esta terapia, también hay que acompañar el tratamiento con la toma de algunos medicamentos que ayuden a bajar los niveles de ansiedad y las reacciones de pánico, dentro de estos medicamentos se incluyen a los llamados betabloqueantes y los sedantes.

También se recomienda la práctica de actividades destinadas a la relajación, como lo es el yoga, así como otros tipos de ejercicios que ayudan a controlar la ansiedad.

Espero que esta información os sea de utilidad y/o interesante. Si quieres saber más sobre esta y otras fobias, no dudes en pasarte por La Fosa Berete para darte un chapuzón con nosotros y estar al día de estos temas y otros...

Publicar un comentario

0 Comentarios