Fobia: Aerofobia

Hoy, os voy a hablar de otra de esas fobias, que os pueden causar más de un susto, si es que la acabáis desarrollando, sobre todo si vais a viajar...Os hablo de la Aerofobia.

INDICE:

¿Qué es?:

La aerofobia hace referencia a la fobia específica o simple de tipo situacional que consiste en miedo a volar. Una fobia específica es la aparición de un miedo abrumador, de carácter irracional frente al objeto o situación fóbica, en este caso el avión. Ante este estímulo, la persona que padece esta fobia sufre unos elevados niveles de ansiedad, que pueden comportar reacciones físicas y/o psíquicas en forma de sintomatología. 

Además de ello, produce grandes limitaciones en la vida cotidiana de la persona, en este caso la limitación de movilización a causa del miedo a volar. La aerofobia no es un mero miedo a volar, como pueden experimentar la gran mayoría de personas, se trata de la aparición de una intensa ansiedad y miedo.

Imagen de una persona con fobia a volar
Imagen de una persona con fobia a volar

Las fobias simples son los trastornos de ansiedad más frecuentes en nuestra sociedad, no obstante ante su prevalencia se han elaborado muchas propuestas distintas para su tratamiento y en la mayoría de ocasiones hay una remisión absoluta del trastorno.

Causas:

Las causas que pueden desarrollar este trastorno fóbico específico son diversas, aunque todas mantienen un contenido situacional. La aerofobia puede aparecer mediante una experiencia directa traumática o de observación, por sesgos cognitivos o por herencia o información del seno familiar o próximo. A continuación, explicamos estas posibles causas de la aerofobia:
  • Experiencias directas o de observación: la fobia puede ser causada como resultado de una vivencia traumática experimentada, que haya generado una connotación negativa hacia el avión y un fuerte componente de miedo a este. No obstante, no es necesario que la persona haya experimentado dicho suceso traumático para desarrollar el trastorno, puede haberse dado mediante la observación de un acontecimiento ajeno.
  • Sesgos cognitivos: las creencias que nosotros estipulamos frente a nuestro entorno, juegan un papel fundamental en el establecimiento del trastorno fóbico. Si uno empieza a dar vueltas al mismo pensamiento, el cual indica la peligrosidad de dicho vehículo, puede establecer en su cognición una preocupación desmesurada e irracional, apareciendo con ello la fobia.
  • Herencia o información del seno familiar o próximo: no existe validación empírica en la actualidad que establezca que hay un componente genético que predisponga el desarrollo de un trastorno fóbico. No obstante, varios estudios estiman su posibilidad. Se sobrepone la opción de que el comportamiento fóbico haya sido compartido transgeneracionalmente, es decir, que uno o ambos progenitores tengan miedo a volar y les transmitan a sus hijos dicho miedo y ellos puedan acabar elaborando la aerofobia.

Síntomas:

La sintomatología que presenta un trastorno fóbico específico aparece ante el estímulo temido, generando con ello un comportamiento de evitación al objeto o situación y apareciendo un estado de ansiedad anticipatoria cuando la persona es consciente de que debe exponerse a él. Los síntomas de la aerofobia son los siguientes:
  • Ansiedad y ansiedad anticipatoria
  • Pensamientos catastróficos
  • Miedo y pánico
  • Incremento del ritmo cardíaco
  • Sudoración
  • Taquicardia
  • Sensación de mareo o vértigo
  • Dolor estomacal
  • Temblores
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor en el pecho
  • Dificultades para respirar
  • Escalofríos o aumento de la temperatura del cuerpo

Tratamiento:

¿Cómo superar la aerofobia? La gran mayoría de las fobias específicas se tratan a partir del tratamiento cognitivo-conductual con la técnica de exposición por ser la técnica más eficaz para su tratamiento. La cual consiste en que la persona se exponga de forma gradual al objeto o situación temida, creando jerarquías de situaciones que le acerquen al objetivo final, construidas de menor a mayor dificultad. Entre cada jerarquía se practican técnicas de relajación, con el objetivo de reducir la ansiedad que produce acercarse al estímulo fóbico.

No obstante, el tratamiento de la aerofobia es muy complicado mediante este modelo. Establecer jerarquías de situaciones entorno al miedo a volar es muy difícil, debido a la limitación de acceso a las instalaciones aéreas. Un ejemplo de jerarquía para el tratamiento de la aerofobia podría ser la siguiente:
  1. Ir a ver cómo despegan los aviones
  2. Estacionar en el aeropuerto
  3. Entrar en el aeropuerto
  4. Cruzar el control de seguridad
  5. Mostrar las tarjetas de embarque y documentación
  6. Entrar en el avión
  7. Despegar

Como podemos observar, no es posible ejecutar dicha jerarquía debido a que implica tener que salir cada día de la consulta (lo cual sería la mínima limitación, debido a que es frecuente en el tratamiento de las fobias) y comportaría un elevado coste económico, puesto que es posible que la persona requiera muchas repeticiones de un mismo escalón de la jerarquía antes de poder pasar al siguiente.

Frente a estas dificultades, se elaboró una de las grandes novedades en los procesos psicoterapéuticos de la actualidad: la intervención mediante la realidad virtual.

Me despido ya, no sin antes recordaros que si notáis cualquier síntoma, de esta fobia, por pequeño que sea, acudáis a un médico especializado, lo antes posible, para que no vaya a más...Espero que esta información os sea de utilidad y/o interesante. Si quieres saber más sobre esta y otras enfermedades, no dudes en pasarte por La Fosa Berete para darte un chapuzón con nosotros y estar al día de estos temas y otros...

Publicar un comentario

0 Comentarios