Recomendación Berete: Un sueño posible

Hoy estoy un poco deportivo, y por eso me he decidido a hablaros de "The Blind Side", también conocida como "Un sueño posible".

Esta cinta de John Lee Hanckock de 2009, está protagonizada por Sandra Bullock (que ganó un Oscar por esta cinta), Tim McGraw,Quinton Aaron y Lily Collins entre otros.

En este drama deportivo basado en una historia real, una pareja adinerada acoge a un joven sin hogar y le ayuda a convertirse en una estrella del fútbol americano.

Un sueño posible póster
Póster de Un sueño posible

El protagonista, se trata de un personaje de la vida real: Michael Oher, jugador de fútbol americano negro nacido en la pobreza y sin hogar, cuya madre era adicta al crack, y que fue acogido como un hijo a los dieciocho años de edad por una familia blanca.

En esta cinta, se tratan muchas cosas, pero no se trata propiamente de una ceguera social que impida ver a los pobres. En la parte oculta de la ciudad de The Blind Side no hay una sociedad invisible. Los blancos parecen tener la razón al no dirigir su mirada hacia allí porque lo único que se muestra en la película es degradación por la droga, el crimen y la pobreza. Allí no hay nada que valga la pena ver. Si Michael Oher se salva de ese infierno es porque él también se hacía el ciego: su madre le pedía que cerrara los ojos para que no la viera cuando se drogaba.

La caridad y al amor de madre que impulsan a la escuela y a la familia cristianas a rescatar a Oher tienen así como correlato la concepción agustiniana del mal como defecto, privación; como no ser, en síntesis. El nombre del barrio del que proviene el muchacho es ilustrativo: Hurt Village, "ciudad herida". La manera como se introduce el personaje en la vida de la familia también. Michael Oher surge de la oscuridad de una noche fría y neblinosa. Parece que saliera de la nada, y es una figura difusa que va adquiriendo definición poco a poco, a pesar de su enorme tamaño.

El relato circular del filme obedece al planteamiento de un problema en relación con el rescate de Michael Oher. ¿Acaso no puede ser una estrategia de las familias ricas para dotar de jugadores al equipo de su universidad favorita? La posibilidad de que tanta caridad y amor maternales no sean sino una variante edulcorada de la trata de negros es planteada por la investigadora que interroga al joven al comienzo de la cinta, como parte de una pesquisa sobre las razones que le llevaron a inscribirse en la Universidad de Mississippi, el alma mater de los Tuohy. Pero no puede ser sino una pregunta retórica: si él, como negro pobre, no era nada antes de que los blancos lo salvaran, no puede haber manipulación en el hecho de que se comporte como uno de ellos.

Esa podría ser una solución satisfactoria para el problema si el tránsito del no ser al ser social de Michael Oher no fuese también en el filme un proceso de humanización. Porque el no ser nada social del personaje incluye el no ser del todo un ser humano. Al comienzo no responde los exámenes y apenas habla. Una profesora transmite a sus colegas su sorpresa cuando descubre que no es estúpido, por lo que confía en que con un poco de caridad extra podrá llegar a convertirse en una persona normal. Buscando algo que rescatar entre la nulidad que confirman los test vocacionales, la señora Tuohy encuentra que tiene 98% de acierto en lo que respecta a los instintos de protección. Es instintivo como los animales. Michael Oher es presentado, finalmente, como una máquina de carne. Cada parte de su cuerpo es valiosa, y eso es lo que le da el potencial de convertirse en jugador de fútbol profesional. Pero por eso también el hijo menor de los Tuohy se encarga de humanizarlo de manera análoga a como ocurre con el cyborg bueno en Terminator 2, que es igualmente un protector.

Personalmente, me encanta esta película, aunque se trate de una "americanada". Cuenta una buena historia, con un problema de fondo, que ni se ha corregido, ni tiene pinta de que se vaya a corregir pronto, pero que hay que visibilizar. Obviando el racismo, el deporte y demás, para mí el gran tema de esta película, no es otro que la integración. Y la película deja claro que para que todo el mundo esté integrado en la sociedad, todos debemos colaborar. Yo le pongo un 9 sobre 10


Si quieres saber más sobre esta película y otras parecidas, no dudes en pasarte por La Fosa Berete a darte un baño con nosotros...

Publicar un comentario

0 Comentarios