Recomendación Berete: Lars y una chica de verdad

Hoy os voy a hablar de una de esas películas que si no eres un verdadero forofo del 7 arte, seguro que más de uno y una de vosotros no la miraría. Os hablo de "Lars y una chica de verdad".

Póster de la película: Lars y una chica de verdad

En esta cinta, se cuenta una historia cuasi romántica. En un pueblecito norteamericano. Los hermanos Lars y Gus Lindstrom son vecinos en la casa que heredaron de su padre. Gus, casado con Karin, que está encinta, vive en la casa principal, mientras que Lars ocupa el garaje contiguo. Algo le pasa a Lars, decididamente no es un joven normal. Es extremadamente tímido, y su capacidad mental, podríamos decir que es limitada. De modo especial le cuesta el trato con la gente, y concretamente que le toquen. Un día anuncia a su hermano y su cuñada que tiene visita femenina. Se trata de Bianca, que viene de Brasil, quien resulta ser... ¡una muñeca hinchable! En efecto, es una muñeca de ésas que compran en internet pervertidos sexuales para combatir su soledad afectiva; aunque en Lars no hay nada retorcido al respecto, parece creer que se trata de una verdadera persona, o juega a fingirlo. Ante tal tesitura, Lars y Karin se las arreglan para que Lars acuda con Bianca a ver a una amiga doctora. El consejo de ésta es que le sigan la corriente, pues la construcción mental de que Bianca es una persona debe deshacerla el mismo que la creó, o sea, Lars. Como éste es muy querido en el pueblo, sus vecinos y compañeros de trabajo mantendrán la ficción de que Bianca es una mujer de verdad.

Una insólita película, de guión ciertamente original, que me encantó cuando la ví, lo que explica la nominación al Oscar en este apartado, en 2007. Aunque la premisa tenga algo de surrealista, en realidad se emparenta el film con la mejor tradición de la comedia, de esas de Frank Capra. El libreto se debe a una guionista curtida hasta ahora en la serie televisiva "A dos metros bajo tierra", Nancy Oliver, y su director, Craig Gillespie, un completo desconocido, que firma una solvente cina. Se trata, obviamente, de un cuento a modo de parábola, donde la muñeca Bianca se va a convertir en despertador de los mejores sentimientos de los distintos personajes, en un intento de intentar ayudar a Lars, aunque más bien parece que es el propio Lars el que ayuda al resto de personajes. El dúo Gillespie-Oliver sortea el serio peligro de caer en el ridículo, la ñoñería o el mal gusto; hay delicadeza y amor a la hora de contar su historia. 

Ryan Gosling se las arregla para componer a la perfección al ingenuo protagonista, mientras que el resto del reparto le arropa a la perfección, conjugando su bondad con el sufrimiento por no ver reconocidos sus esfuerzos. Hay momentos de intenso drama, entendemos la soledad y el dolor de unos y otros, levemente apuntados; y se incluyen situaciones divertidas, pero apuntadas ligeramente, sin cruzar la frontera de lo grotesco.

En el apartado de la diversidad funcional, me gusta como trata la importancia de las relaciones, y la importancia que le damos cada uno y cada una a dichas relaciones (es algo que todo el mundo necesita para poder desarrollarse de una manera sana ¿no os parece?). Personalmente me gustó, aunque por momentos parecía una película de media tarde de esas que te pones de fondo para echarte la siesta. Aun así os la recomiendo.
Si quieres saber más sobre esta cinta y otras parecidas, no dudes en pasarte por La Fosa Berete a darte un baño con nosotros...

Publicar un comentario

0 Comentarios

Desactive sus bloqueadores de adblock y script para ver esta página