La "explotación" de la dependencia: de auxiliar a empleado del hogar

La dependencia personal y su cuidado es algo muy importante en nuestra sociedad. Los profesionales que se encargan de las personas dependientes, ya sean familiares o expertos, tienen una gran carga de trabajo. Este puesto de empleo es el que se conoce como auxiliar a domicilio o cuidador, un trabajo muy castigado y poco valorado.

Y es que atender a una persona con dependencia no es sencillo. Además, en muchas ocasiones se suman otras tareas a desempeñar en el hogar más allá de la atención o cuidado de las personas con dependencia personal, como limpiar la casa o hacer la compra.

En este sentido, existen dos tipos de cuidadoras/es profesionales a domicilio, ya sea para atender a personas mayores o con dependencia.

Fotografía de una cuidadora atendiendo a una persona mayor
Fotografía de una cuidadora atendiendo a una persona mayor

Por un lado, los Técnicos de Atención a Personas en situación de Dependencia. Para ello necesitan realizar una formación profesional de Grado Medio. Estos profesionales tienen la capacidad para atender a personas en situación de dependencia. Un ejemplo son los auxiliares de ayuda a domicilio, que normalmente suelen ser contratados por empresas públicas o privadas, según convenio.

Por otro lado encontramos a los cuidadores/as que no tiene categoría profesional. Eso sí, normalmente, han tenido una formación. Es decir, cuentan con conocimientos experiencia que les capacita para realizar cierto tipo de cuidados o acompañamiento. Estas personas son las que se consideran multiusos, ya que se contratan como empleadas del hogar, pero también se encarga de cuidar de la persona con dependencia.

Además, en este aspecto tenemos que destacar las personas, en su mayoría mujeres, que trabajan sin contrato ni Seguridad Social en B. Realmente existe muchas confusión sobre el convenio de los cuidadores/as a domicilio , ya que se mezclan muchos conceptos. Lo que si está claro es que tenemos que diferenciar a un cuidador de un empleado del hogar, así como las funciones que desempeñan.

Pero aquí cobra importancia el papel de las familias, ya que deben entender la función del profesional. No puedes tener a un experto en cuidados en atender a una persona con dependencia haciendo la colada o limpiando la casa, ¿no os parece?

A mi me tiene pasado trabajando en ayuda a domicilio, que algunos familiares me tienen pedido "favores", y una cosa es un "favor" y otra es que solo os quieran como empleado del hogar. Si solo quieren que hagáis cosas de casa, y desatendáis al usuario/usuaria, personalmente me plantearía el dejarlo, pero eso solo lo pienso yo.

Si quieres saber más sobre este artículo y otros similares, no dudes en pasarte por La Fosa Berete a darte un baño con nosotros...


Publicar un comentario

0 Comentarios