5 datos interesantes sobre la diversidad funcional

La diversidad funcional, o discapacidad es la condición a partir de la cual ciertas personas presentan alguna deficiencia que, a largo plazo, afectan a su forma de interactuar y participar plenamente en la sociedad. Por ello, según dice la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diversidad funcional es una condición que hace que la persona tenga dificultades para desarrollar tareas cotidianas y corrientes.

Desde que comenzó el siglo XX, la diversidad funcional ha cambiado mucho, sobre todo la visión que la gente tiene de ella. En este sentido, cuenta con una perspectiva social asociada a los derechos de humanos, cobrando vital importancia el concepto de accesibilidad. Si es verdad, que en los últimos tiempos se ha avanzando mucho en la inclusión. Aun así, queda un largo camino por recorrer.

Fotografía de una persona en silla de ruedas agarrada a una barandilla
Fotografía de una persona en silla de ruedas agarrada a una barandilla

Por eso hoy os traigo unos datos sobre las personas con diversidad funcional, que os pueden resultar interesantes:

  • Más de 1.000 millones de persona tiene alguna diversidad funcional: Según datos oficiales de la OMS, más 1.000 millones de personas padece algún tipo de diversidad funcional, lo que representa un 15% de la población mundial. Además, las tasas de personas con diversidad funcional están aumentando a causa del envejecimiento de la población y del aumento de las enfermedades crónicas a escala mundial.
  • Tienen mayor tasa de desempleo que las personas sin diversidad funcional: Según los datos de la OMS, las tasas de empleo son más bajas para los hombres con diversidad funcional (53%) y las mujeres (20%) que para los hombres sin diversidad funcional (65%) y las mujeres (30%). Por otra parte, en los países de la OCDE, la tasa de empleo para las personas con diversidad funcional (44%) ascendió a poco más de la mitad de la correspondiente a las personas que no tienen (75%).
  • Las personas con diversidad funcional son más vulnerables a la pobreza: Es una realidad que las personas con diversidad funcional viven en peores condiciones. Esto se debe principalmente a una vivienda precaria, falta de acceso a agua potable y una alimentación insuficiente. Debido a los costes adicionales que tienen, como por ejemplo, la atención médica, los dispositivos de ayuda o personal, las personas con diversidad funcional suelen ser más pobres que las sin diversidad funcional.
  • No siempre reciben la atención sanitaria que necesitan: Al menos la mitad de las personas con diversidad funcional no pueden pagar por la sanidad, frente a un tercio de las personas sin algún problema. Asimismo, este sector son el doble de propensas a sentirse insatisfechas por la atención recibida durante los servicios de salud que se les suministran. Son cuatro veces más propensas a informar que se las trata mal y casi tres veces más a que se les niegue el ser atendidas.
  • El papel clave de la rehabilitación para reforzar la independencia: Son numerosos los países donde los servicios de rehabilitación son insuficientes. Datos procedentes de cuatro países de África indican que solo entre un 26% y un 55% de las personas que requería servicios de rehabilitación médica los recibían. En este sentido, solo entre el 17 y el 37% de los que necesitaban dispositivos de ayuda como sillas de ruedas, prótesis o audífonos, podrían acceder a ellos.

Espero que os haya resultado interesante. Si quieres saber más sobre el tema, no dejes de pasarte por La Fosa Berete, y ayúdanos compartiendo este blog en tus redes sociales...

Publicar un comentario

0 Comentarios