¿Qué es la Toxoplasmosis?

Seguro has escuchado a alguien hablar sobre la toxoplasmosis (en alguna serie de televisión o así). Esta es una enfermedad bastante común que se asocia a los gatos, y por eso muchos le tienen recelo a este animal. Pero, te sorprenderá saber que los felinos no son la única fuente de contagio.

¿Qué es la toxoplasmosis?

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa de alta prevalencia en el mundo. Se estima que al menos un cuarto de la población mundial está infectado.

Este parásito cobra importancia en los recién nacidos y los pacientes inmunosuprimidos o VIH positivos. En los recién nacidos puede ocasionar el síndrome de toxoplasmosis congénita, una enfermedad grave que afecta varios órganos del niño. Y, en pacientes con un sistema inmune deprimido la infección puede agravarse hasta causar la muerte.

Fotografía de un gato

¿Cómo se contagia?

Esta enfermedad es provocada por un parásito llamado Toxoplasma gondii.

El huésped principal de este parásito es el gato, tanto los domésticos como los salvajes. Estos animales son portadores del microorganismo y lo excretan a través de sus heces. Pero, el Toxoplasma también puede infectar a otros animales o puede estar presente en la tierra.

Así que, las formas en las que te puedes contagiar son varias, como:
  • Manipular heces de gato.
  • Consumir alimentos contaminados de origen animal o vegetal.
  • Usar utensilios de cocina que se encuentren contaminados.
  • Por medio de trasplantes de órganos de una persona que está contaminada.
  • A través de transfusiones sanguíneas.
  • También esta descrita la transmisión vertical. Esto significa que una madre que esté embarazada e infectada puede pasar a su bebé el parásito. Pero, esto solo sucede si la mujer embarazada tiene una infección aguda.

Síntomas:

Esta enfermedad suele ser asintomática. Pero, en algunas oportunidades las personas infectadas pueden presentar síntomas leves o moderados, tales como:
  • Fatiga o cansancio continuo. Por lo general el afectado siente que no tiene fuerzas ni siquiera para estar de pie o realizar ciertas actividades cotidianas como bañarse.
  • Fiebre alta entre 39 y 40 grados centígrados, difícil de manejar.
  • Dolor de cabeza bastante intenso, es uno de los primeros síntomas en aparecer.
  • Inflamación de varios ganglios linfáticos.
  • Malestar general y dolor en todo el cuerpo, aunque es más común en las articulaciones, espalda y abdomen.

Los síntomas de la toxoplasmosis son más intensos en las personas que presentan un sistema inmune que este debilitado por una enfermedad anterior. Por ejemplo, en personas con cáncer, tratamientos con inmunosupresores, que hayan tenido un trasplante de órganos, o que tengan VIH. Estos pacientes pueden tener complicaciones neurológicas severas que se presentan con:
  • Desorientación: no saben qué día es, donde se encuentran o quienes son ellos.
  • Convulsiones.
  • Problemas de visión: esto puede ir desde una visión borrosa o doble hasta la ceguera completa en uno o los dos ojos.
  • Trastornos pulmonares: se caracteriza por dificultad respiratoria y tos seca o con flema, síntomas que se pueden confundir con una neumonía o hasta con tuberculosis.

Cuando la persona que se contagia es sana la duración de estos síntomas es corta, desde 5 días hasta un máximo de tres semanas. Luego de este tiempo la infección se resuelve sola. Pero en aquellos con un sistema inmune debilitado ocurren complicaciones severas que pueden durar varias semanas. A pesar de que existe una alta incidencia a nivel mundial no hay todavía una vacuna que evite el contagio.

Prevención:

Sin embargo, esta enfermedad se puede prevenir de forma sencilla con ciertas medidas de salubridad. Si cumples con todas ellas es muy baja la probabilidad de contagio. Las medidas son:
  • Lava bien las frutas y verduras que vas a consumir con abundante agua y jabón.
  • Existen alimentos de origen animal que pueden estar contaminados como la leche y las carnes. Así que, no comas carnes crudas o a término medio, es importante que estén bien cocidas.
  • Tampoco comas lácteos no pasteurizados.
  • Bien sea que limpies la caja de arena de tu gato o hagas labores de jardinería donde hay gatos presentes debes tener cuidado. Lo ideal es que laves bien tus manos al estar en contacto con las heces de estos animales, aunque sea tu mascota.
  • Evita comer en la calle en lugares insalubres. Y en su defecto, prefiere alimentos empacados, enlatados y embotellados.
  • Lava siempre tus utensilios de cocina antes de usar, en especial si tienes mascotas.
  • Realiza todos tus exámenes prenatales y sigue las medidas preventivas para evitar el contagio durante el embarazo.
Si quieres saber más sobre esta enfermedad, no dudes en pasarte por La Fosa Berete para darte un chapuzón con nosotros...

Publicar un comentario

0 Comentarios

Desactive sus bloqueadores de adblock y script para ver esta página