La inflamación intestinal puede aumentar el riesgo de demencia

La salud deficiente del intestino puede tener importantes secuelas para el cerebro. En este sentido, un nuevo estudio ha demostrado que las personas que tienen enfermedades intestinales inflamatorias tienen un riesgo dos veces mayor de desarrollar demencia.

Estos problemas pueden iniciarse por la formación de agregados tóxicos de proteínas que podrían viajar desde el intestino hasta cerebro a través de un nervio muy importante que conecta los dos órganos y que se denomina nervio vago.

Por otra parte, se sabe que las alteraciones en los microorganismos del intestino, muy comunes en los enfermos de Parkinson, también pueden contribuir a problemas cognitivos y motores típicos de esta enfermedad. En este sentido, también se ha observado previamente que las personas que sufren enfermedades intestinales inflamatorias tienen además un mayor riesgo de desarrollar Parkinson.

Dibujo del interior del torso de un adulto

Los datos recientes demuestran que las enfermedades intestinales inflamatorias, tales como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn en la que se presentan síntomas como dolores estomacales y deposiciones sanguinolentas, aumentan el riesgo de demencia. De hecho, se ha observado que asociado con estas enfermedades las personas pueden presentar síntomas de demencia años antes que en personas sin estos problemas intestinales.

Estos datos indicarían que hay una conexión entre el intestino inflamado y el declive cognitivo. Un nuevo estudio efectuado la población de Taiwán con 1.742 personas mayores de 45 años que presentaban alguna de estas enfermedades intestinales inflamatorias ha demostrado que estas personas tenían un riesgo 2,5 veces mayor de padecer demencia que aquellos que gozaban de un intestino saludable. Además, los primeros síntomas de demencia aparecían unos siete años antes de lo esperado, es decir, aproximadamente a los 76 años.

No obstante, los investigadores del estudio advierten que hay otros muchos factores que también pueden intervenir en esta evolución como pueden ser el tipo de estilo de vida, la alimentación, los tratamientos farmacológicos y el estado anímico.

Como siempre digo, estos estudios siempre hay que cogerlos "con pinzas". Si quieres saber más sobre este tipo de estudios y otros similares, pásate por La Fosa Berete y date una vuelta con nosotros y nosotras...


Publicar un comentario

0 Comentarios

Desactive sus bloqueadores de adblock y script para ver esta página