Egara y el bastón

Hoy os voy a hablar de Egara, que ha sido uno de los proyectos finalistas en los Premios Fundación MAPFRE a la Innovación Social. 

Este proyecto se trata de un mango de asistencia inteligente, adaptable a todos los bastones tradicionales para personas ciegas, que evita colisiones dolorosas con objetos y barreras elevadas por encima de la cintura e indetectables para este colectivo.


Esta novedosa tecnología es capaz de detectar obstáculos aéreos que no podrían ser localizados por el tradicional bastón blanco. Este proceso es posible gracias a tres sensores de ultrasonidos situados en la parte inferior del mango que crean una barrera virtual frente al usuario. Cuando estos sensores detectan un obstáculo, el portador del bastón recibe una señal de vibración en la muñequera que está conectada al mango.


Para evitar advertencias repetitivas, que puedan confundir o crear cierta sensación de agobio, la innovación de Egara está diseñado para que solo avise de aquellos objetos que realmente sean susceptibles de colisionar, discriminando otros que no supongan una interferencia en el camino o que ya hayan sido detectados en el rastreo habitual.

Todo comenzó a raíz de una necesidad personal. Antonio Alarcón padece un glaucoma que ha ido restándole capacidad de visión con los años. Cuando empezó a utilizar el bastón blanco se dio cuenta de que no podía evitar los golpes por encima de la cadera. Controlaba los pasos y todo lo que sucedía bajo sus pies, pero no podía esquivar otros obstáculos: “Yo era un nuevo ciego y mi miedo era golpearme con algo en la cara: parasoles, toldos o ramas de árboles. Existían algunos productos, pero eran complejos, difíciles de utilizar y muy molestos”, señala.

La verdad es que es un gran invento, que puede mejorar la calidad de vida de mucha gente por todo el planeta. ¿No os parece?

Si quieres saber más sobre noticias similares, o ayudas técnicas parecidas, no dudes en pasarte por La Fosa Berete a darte un chapuzón con nosotros...

Publicar un comentario

0 Comentarios