El Bullying

Hoy os quiero hablar de un termino relativamente nuevo, como es el bullying (lo que toda la vida se conoció como acoso). Por desgracia es algo que conozco bien...

¿Qué es?

Es la exposición que sufre un niño a daños físicos y psicológicos de forma intencionada y reiterada por parte de otro, o de un grupo de ellos, cuando acude al colegio. El acosador aprovecha un desequilibrio de poder que existe entre él y su víctima para conseguir un beneficio (material o no), mientras que el acosado se siente indefenso y puede desarrollar una serie de problemas psicológicos que afecten directamente a su salud o incluso, en situaciones extremas, propiciar que quiera acabar con su vida mediante el suicidio.

El bullying escolar se suele producir durante el recreo, en la fila para entrar a clase, en los baños, los pasillos, los cambios de clase, al entrar y salir del centro, en el transporte escolar o en el comedor. Aunque también puede ocurrir en el aula, cuando el profesor está escribiendo en la pizarra o mientras está atendiendo a otros alumnos.


Causas:

Las causas que originan el bullying dependen de cada caso concreto, aunque suelen tener unas características comunes: el acosador escolar no tiene empatía y, por tanto, es incapaz de ponerse en el lugar del acosado y ser sensible a su sufrimiento

El origen de la violencia del acosador puede venir causado ante la ausencia de un padre o que éste tenga una conducta violenta. Situaciones como esta pueden provocar que el niño desarrolle una actitud agresiva y que en la adolescencia sea violento.

Otros factores que pueden incidir son una situación socioeconómica mala en casa, poca organización en el hogar o tensiones en el matrimonio.

Síntomas:

Existen una serie de indicadores que el niño acosado puede presentar y alertar a los padres y profesores en caso de que esté sufriendo bullying escolar:
  • Problemas de memoria, dificultad en la concentración y atención y descenso del rendimiento escolar.
  • Depresión, ansiedad, irritabilidad, falta de apetito, dolor de cabeza, malestar generalizado, cansancio, sensación de ahogo, etc.
  • Dificultades para dormir, pesadillas o insomnio.
  • Aislamiento social, apatía e introversión.
  • Mantenerse en estado de alerta de manera constante.
  • No querer ir al colegio, ni juntarse con otros niños.
  • Faltar al colegio de forma recurrente.
  • Sentimientos de culpa y asunción de responsabilidad de los hechos.
  • Conductas de huida y evitación.
  • Negación de los hechos e incongruencias.
  • Llanto incontrolado, respuestas emocionales extremas.
  • Miedo a perder el control o a estar solo.
  • Síntomas como temblores, palpitaciones, inquietud, nerviosismo, pesimismo, etc.
  • Amenaza e intento de suicidio.

Prevención del bullying:

La prevención del harassment o acoso escolar es fundamental para minimizar y reducir sus efectos cuanto antes. Dado que las causas que motivan el bullying son muy diferentes hay que buscar soluciones al problema mediante una propuesta amplia y abierta contando con el diálogo como la principal herramienta para atajarlo. Las estrategias tienen que ir enfocadas a:

  • Reducir la incidencia

Los profesores y los padres o tutores de los adolescentes tienen que llevar a cabo medidas que impidan la aparición de nuevos casos de bullying. Para conseguirlo deben identificar los factores de riesgo que los generan y actuar sobre ellos. Pueden realizar acciones como campañas de sensibilización sobre el maltrato infantil, talleres formativos para explicar a los padres los modelos educativos adecuados, etc.

  • Reducir los casos

Llevar a cabo actuaciones que dificulten que el maltrato se siga produciendo y que el adolescente tenga mayores problemas. En este sentido es necesario que exista una relación de comunicación fluida entre las familiar y el profesorado del centro. Además, los profesores deben aumentar la vigilancia a la entrada y a la salida del colegio, así como en los lugares donde es frecuente que se produzca el acoso.

Por otro lado, la compañía constante de dos o tres personas de la confianza del acosado hasta que desaparezca el sufrimiento puede ser muy beneficiosa para el alumno.

En mi caso, lo sufrí siendo pequeño y adolescente, y me costó sangre sudor y lagrimas superarlo. De gente de mi entorno, que me hacía la vida imposible. Por eso desde aquí quiero deciros, que si os pasa, no dudéis ni un segundo en pedir ayuda (no tiene porque ser a vuestra familia, podéis pedirle ayuda a un amigo o amiga). 

Si quieres saber más cosas sobre el bullying y otros términos similares, no dudes en pasarte por La Fosa Berete y darte un chapuzón con nosotros...

Publicar un comentario

4 Comentarios

  1. Muy buen artículo, por desgracia no parece que esto vaya acabar pronto, al contrario con las redes sociales a ido en aumento, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es triste, pero es así, lo único que podemos hacer algunos es intentar facilitar toda la información para que la gente sepa como actuar. Un saludo y gracias por pasarte

      Eliminar
  2. Me tocó vivirlo así que soy conocedor de los problemas que acarrea durante la etapa escolar y en muchos casos ya bien entrada la edad adulta. Gran artículo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento escuchar eso, aunque como digo a todo el mundo, si no hubiese pasado por eso hoy en día no sería quién soy. Muchas gracias por pasarte y tomarte tu tiempo en contestar.

      Un Saludo

      Eliminar