Adiaratou Iglesias, dos bronces sin ver las calles ni la meta

Hoy os quiero hablar de una de esas historias de superación que llevan a alguien a la grandeza. Parece una historia sacada de un telefilm barato de esos de sobremesa que todos nos poníamos para tomarnos una siesta en verano, pero no. Se trata de la historia de una grande del deporte español y gallego.

Adiaratou Iglesias no ve las líneas de las calles por las que corre ni tampoco la de meta. Apenas tiene un 10% de visión, que aumenta al 18% con el uso de gafas, a causa del albinismo. Aunque es velocista, su vida es como una carrera de fondo en la que ha ido encontrando obstáculos, pero la atleta ha ido derribando barreras con la misma velocidad con la que gana medallas en 100 y 200 metros. Las últimas han sido dos bronces en dichas distancias en el Campeonato de España sub 23 celebrado en Sevilla ante atletas de todo el país sin discapacidad. 


Corrió los 100 metros en 12.30 y los 200, su distancia preferida, en 25.34. No era la primera vez que ganaba a deportistas sin limitaciones visuales. El año pasado se proclamó campeona absoluta de Galicia en ambas pruebas.

"Esperaba buenos resultados en el 200, pero no en el 100 porque tengo una salida muy mala y esa distancia se me queda un poco corta para que me dé tiempo a recuperar", explica la atleta española nacida en Mali.

No corre frente a deportistas sin discapacidad para demostrar nada a nadie. Ella tiene muy claro cuáles son sus capacidades, al igual que sus limitaciones y prefiere que sean sus zancadas quienes hablen por ella. Así ha sido siempre, es su carácter.

Si quieres saber más sobre esta y otras historias similares, no dudes en darte un chapuzón conmigo en La Fosa Berete...

Publicar un comentario

0 Comentarios