La dependencia

Dependencia, se entiende como una situación en la que una persona con una diversidad funcional (mal conocida como discapacidad), necesita ayuda, técnica o personal para la realización (o mejora del rendimiento funcional) de una determinada actividad.


Este estado de dependencia, varia en función de varios factores, como: la edad, enfermedades, la falta o perdida de autonomía: física, mental, intelectual o sensorial, precisan de la atención de otra u otras personas o ayudas importantes para realizar actividades básicas de la vida diaria, o en el caso de personas con una diversidad funcional intelectual, o una enfermedad mental diagnosticada, de otros apoyos para su autonomía personal.

Para que una persona se encuentre en situación de dependencia, se tienen que dar cualquiera de estas 3 circunstancias:

  1. La existencia de una limitación en las funciones físicas, intelectuales, y sensoriales.
  2. La incapacidad para que esta persona realice por si misma las actividades básicas de la vida diaria, como: vestirse, asearse, comer, etc...
  3. La necesidad de asistencia por parte de una tercera persona, como por ejemplo un interprete de signos para personas sordomudas.
Si queréis más información como esta, no dudéis en daros un chapuzón en La Fosa Berete conmigo.

Publicar un comentario

0 Comentarios