El Estrés y el Burnout, ¿qué son?

Hoy quería hablar sobre dos cosas que afectan mucho a los trabajadores que se relacionan con la tercera edad. En concreto con los auxiliares de geriatría. Estas cosas son:

El ESTRÉS puede definirse como un desequilibrio sustancial (percibido) entre la demanda y la capacidad de respuesta (del individuo) bajo condiciones en la que el fracaso ante esta demanda posee importantes consecuencias (percibidas). El estrés laboral repercute sobre la vida personal y sobre el rendimiento y la calidad del trabajo. Respecto al trabajo, el resultado más evidente es una disminución del rendimiento, menor motivación, mayor frustración e insatisfacción y desilusión, predominando una actitud pasiva y de no participación.

El BURNOUT o Síndrome de estar quemado por el trabajo, es una respuesta al estrés laboral crónico integrada por actitudes y sentimientos negativos hacia las personas con las que se trabaja y hacia el propio rol profesional, así como por la vivencia de encontrarse emocionalmente agotado. Esta respuesta ocurre con frecuencia en los profesionales de la salud y, en general, en profesionales de organizaciones de servicios que trabajan en contacto directo con los usuarios.


El Síndrome del Burnout se caracteriza por:

  1. Agotamiento emocional: un desgaste profesional que lleva a la persona a un agotamiento psíquico y fisiológico. Aparece una pérdida de energía, fatiga a nivel físico y psíquico. El agotamiento emocional se produce al tener que realizar unas funciones laborales diariamente y permanentemente con personas que hay que atender como objetos de trabajo.
  2. Despersonalización: se manifiesta en actitudes negativas en relación con los usuarios/clientes, se da un incremento de la irritabilidad, y pérdida de motivación. Por el endurecimiento de las relaciones puede llegar a la deshumanización en el trato.
  3. Falta de realización personal: disminución de la autoestima personal, frustración de expectativas y manifestaciones de estrés a nivel fisiológico, cognitivo y comportamiento.

Entre los factores de riesgo los más relevantes parecen ser las elevadas exigencias, el conflicto de rol, la falta de control sobre el trabajo, la falta de apoyo social, la falta de reconocimiento del trabajo y los conflictos interpersonales.

Más específicamente, la fatiga mental se ha asociado con factores como: la presión de tiempos, la comunicación insatisfactoria con los supervisores y la insatisfacción con la jerarquía en el trabajo. También con la dificultad de armonizar las exigencias y expectativas entre clientes (residentes y familiares), empleados y supervisores y con haber sido objeto de algún tipo de maltrato o falta de reconocimiento.

Los auxiliares de geriatría / gerocultores son quizá el colectivo en el que pueden darse con mayor intensidad las situaciones de estrés y, sobre todo, de burnout. Esto es debido a que el contacto con las personas y sus problemas (enfermedad, muerte, problemas de personalidad, agresividad, deterioro, etc.) es constante y directo, lo cual puede producir un elevado desgaste emocional. Desde La Fosa Berete siempre estamos dispuestos a traeros más información relacionada con la diversidad funcional, asi que ya sabéis...

Publicar un comentario

0 Comentarios