Como afrontar la llegada de alguien con diversidad funcional a tu familia:

La mayor parte de las veces, hay muchos y muchas que no sabéis como tratar con una persona con diversidad funcional. Por eso os traigo este post, y es que, por ejemplo, cuando se está esperando y se está preparando la llegada de un bebé, lo habitual es desear que el niño o la niña vengan sanos y sin ningún problema de salud importante. Esto, por desgracia, no siempre es así, y aunque la medicina ha avanzado muchísimo en este campo y, en comparación con años atrás, cuando el bebé tiene algún problema, es frecuente informar del diagnóstico a los padres cierto tiempo antes de que el niño o la niña nazca.

Cada familia, es un mundo, y lucha como buena mente puede con este tipo de cosas, poniendo en marcha ciertas herramientas, fortalezas, habilidades y pensamientos muy concretos, para ir poco a poco comprendiendo la nueva situación y poder sacar de ello lo positivo. 


Y aunque no siempre tiene que ser con la llegada de un bebe, hoy os quiero traer cierta información para estar preparado o preparada, si se da el caso de que a vuestra familia llega una persona con diversidad funcional (unas estrategias o conceptos que todos y todas deberíamos tener asimilados desde pequeños):

  1. Asimilar la situación y afrontarla. Al inicio del diagnóstico la negación será lo habitual: “esto no es posible”, “seguro que hay algún error”, “no puede ser cierto”… Después llegará el momento de asimilar y afrontar lo que a partir de este momento va a pasar.
  2. Recabar información. Una vez que la noticia la hemos asimilado y la hacemos nuestra, tocará informarse mucho: sobre las necesidades del pequeño, sobre los recursos disponibles, sobre aspectos legales, ayudas sociales… Cuánta más información recopilemos, mucho mejor, eso sí, ¡cuidado! Busca información en sitios seguros, fiables y de calidad, como lo es www.lafosaberete.com.
  3. Fomentar tu resiliencia. La resiliencia es la capacidad que el ser humano tiene de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas. Cuando una noticia así nos toca de cerca, es fundamental contar con una resiliencia potente, cuidada y trabajarla y es que cuando un niño con capacidades diferentes llega a nuestra vida, no hay duda de que viviremos y experimentaremos situaciones algo más difíciles que las familias en las que los niños no son así.
  4. Cuidar de la pareja y de la unidad familiar, además de cuidar de uno mismo. 
  5. Vivir el día a día, poco a poco y paso a paso, con paciencia.
  6. Practica la psicología positiva. Céntrate y potencia esas cualidades, habilidades y fortalezas que tu hijo también tiene. Busca, identifica y foméntalas.

Con estos conceptos, bien claros, podréis afrontar la llegada de una persona con diversidad funcional a vuestra familia, sin sobresaltos ni problemas de ninguna clase, aunque todo se podría resumir en que hay que ser, simple y llanamente, "personas". Si quieres saber más sobre este tipo de cosas y similares, no dudes en venirte a La Fosa Berete a darte un chapuzón conmigo.

Publicar un comentario

0 Comentarios