Unas gotas podrían curar una de las causas de la ceguera (y otras enfermedades)

Hoy os traigo una de esas noticias sobre un ensayo clínico, que tanto os gustan. En este caso, se trata de un estudio sobre la ceguera. Una de las enfermedades que pueden provocar la ceguera es la oclusión de la vena retiniana, que consiste en el bloqueo de la vena principal del globo ocular. Ahora, científicos de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) han desarrollado un nuevo tratamiento que puede acabar con este problema.


Resulta que la obstrucción de la vena principal del globo ocular evita que este drene de manera adecuada y eso provoca un daño en la retina que puede desembocar en pérdida de la visión y ceguera. Esta enfermedad, que afecta a millones de adultos en todo el mundo cada año, suele ser el resultado de coágulos de sangre que hacen que la sangre y otros fluidos se filtren en la retina, donde dañan las células fotorreceptoras, que son cruciales para detectar y responder a la luz. Hasta la fecha, los tratamientos actuales para paliar la enfermedad incluyen múltiples inyecciones de fármacos directamente en el ojo, lo que no sólo es incómodo y doloroso sino que, en muchos casos, no evita la pérdida de la visión. Ante ello, investigadores de la Universidad de Columbia han estado trabajando en soluciones potenciales en ratones y, recientemente, descubrieron el importante papel de una enzima llamada caspasa-9. Ésta juega un rol definitivo en la muerte celular programada, un proceso por el cual las células dañadas o innecesarias son marcadas para su destrucción, de modo que puedan ser eliminadas del cuerpo para que las células frescas y saludables tomen su lugar. A través de sus experimentos en ratones, los investigadores encontraron que cuando la oclusión de la vena retiniana se afianza y daña los vasos sanguíneos, la actividad de la caspasa 9 se sale de control y lesiona a la retina.

Así que el equipo experimentó con un nuevo tipo de terapia, en la que un inhibidor de la caspasa 9 altamente selectivo fue añadido en gotas para los ojos que fueron administradas a los ratones. Este tratamiento tópico tuvo el efecto de amortiguar la actividad de la caspasa 9 y proteger la función de la retina, reduciendo la hinchazón, aumentando el flujo sanguíneo y previniendo el daño a las importantísimas células fotorreceptoras. La verdad es que puede terminar tratandose de una gran noticia, y un gran avance en el mundo sanitario, ¿no os parece?

Publicar un comentario

0 Comentarios