Denuncian lgtbifobia contra una persona con diversidad funcional en Algeciras al grito de “te voy a partir el culo”

Esta semana fue "el Orgullo", y la verdad es que esta es una de esas noticias que me dan asco, y me quitan la poca fé que me quedaba en la raza humana. La Asociación Roja Directa y el Observatorio de Delitos LGTBIfobicos del Campo de Gibraltar han denunciado un nuevo caso de lgtbifobia, esta vez en la playa de Getares de Algeciras. La víctima, en este caso, es una persona mayor de edad y con diversidad funcional. Los hechos ocurrieron el pasado viernes 26 de junio, pocos días antes de la celebración del Día Internacional del Orgullo LGTBI+, que fue el domingo.

Esta persona “acudía a la playa con un grupo de amigos/as y afirmaba que estaba sufriendo acoso desde los días previos por parte de sus agresores. En esta ocasión recibió insultos y amenazas como “maricón” y “te voy a partir el culo”, culminando la acción de los agresores escupiendo a la víctima”, denuncian los representantes de los colectivos.


Roja Directa LGTBI+ y el Observatorio de Delitos del Campo de Gibraltar (proyecto de esta misma para erradicar la LGTBIfobia) solicitaron la presencia policial para la identificación de los agresores y denunciar finalmente los hechos.

Después de prestar declaración ante los agentes de la Policía Nacional, “nos afirman que los delitos de odio siguen aumentando en la zona y que siguen sin espacio físico o sede para atender a personas a través del punto LGTBI+, entre las que destacan como demandantes del servicio: víctimas de delitos de odio, solicitantes de información, prevención del VIH, inmigración LGTBI+ y atención a personas trans”.

Según ilustra el Código Penal, los delitos de odio cuentan con penas de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses de pago diario. Dependiendo de la gravedad de los hechos, y si concurren con otros como agresiones físicas, por ejemplo, o la organización para la comisión de los hechos, las penas se impondrán en los rangos superiores. En este caso, según testimonio de las partes, podría concurrir algún tipo de agravante al tratarse la víctima de un colectivo protegido objetivamente por la Ley. Una verdadera vergüenza, y sinceramente espero que a este espécimen, le metan la mayor condena posible (y me parece poco).

Publicar un comentario

0 Comentarios