Videojuegos accesibles: Historia de una persona que está luchando para que los videojuegos sean accesibles a todo el mundo

Hoy os traigo una demostración de que cualquiera puede aportar algo, si se lo propone. Se trata de la historia de Francisco Álvarez, un joven de 25 años que es fanático de los videojuegos y tiene como casi cualquier joven con curiosidad, afición a armar y desarmar dispositivos electrónicos.

Estos dos intereses, sumado a su vocación de servicio, fueron los motores para que se interesara en desarrollar un artefacto muy particular: se trata de un pulsador adaptado para que las personas con algún tipo de diversidad funcional motora puedan jugar videojuegos.

Tal fue su interés en crear este objeto que lo convirtió en la tesis para su curso de terapeuta ocupacional.


¿Cómo surgió la idea?

Francisco eligió su carrera porque se adapta a su vocación de servicios, pero además, porque siente que tiene habilidades que pueden ser útiles a otras personas.

La idea de construir un adaptador para que las personas con problemas motrices pudieran utilizarlo, le surgió a través de la lectura de un manual en español de buenas prácticas de accesibilidad a los videojuegos.

Allí detallaban las barreras que tenían las personas con alguna diversidad funcional para jugar. Algunas podían eliminarse a través de la modificación del software, por ejemplo, las que tienen que ver sonidos o música. Pero otras, podían superarse a través de la modificación de la interfaz, que son los dispositivos que comunican a la personas con el software, es decir: el teclado, el ratón y los pulsadores o joysticks.
"Me dije: no sé hacer videojuegos pero sé hacer adaptaciones. De chico desarmaba y armaba artefactos electrónicos, solo para ver como funcionaban, y también por una cuestión económica, porque no se podían comprar tan fácil cuando se rompían. Siempre me gustó jugar" .

Esta habilidad y el hecho de haber descubierto la necesidad de adaptar los pulsadores, lo llevó a diseñar un joysticks de fácil utilización.
"El joystick que diseñé puede pulsarse con los pies, los codos, las muñecas y el puño cerrado o abierto. Es el primer prototipo y está probado en una persona con parálisis braquial obstétrica y en dos con encefalopatía crónica no evolutiva. Ellas nunca habían podido jugar y con este artefacto lo lograron"

Francisco busca garantizar la accesibilidad a estas actividades, puesto que sostiene que los juegos electrónicos aportan a la actividad cerebral y a la motriz. Son buenos para desarrollar la coordinación motora, precisión actividad cerebral, manejo de la frustración, todo esto extra además de la diversión.El joven estudiante, que va a realizar su trabajo final con esta creación, manifestó que quiso hacer público su trabajo por varios motivos.

Primero, para que quien quisiera sumarse y aportar más conocimiento para perfeccionar el artefacto, se lo comunique y puedan trabajar juntos.Además también quiere que quien tenga los medios que le posibiliten fabricarlo a nivel industrial sepan de esta iniciativa y se pongan en contacto con él y por último para pedir donaciones de joysticks, teclados o ratones en desuso, que si bien ya no cumplen su función, pueden servir para la construcción de nuevos dispositivos.

Personalmente, me encanta la idea, y me produce cierto grado de envidia (nunca se me ha dado bien montar cosas nuevas partiendo de cero). Mi opinión, es que es una gran idea, que ayudará a muchas personas, y por eso, desde aquí animo a que quienes seáis como Francisco, os animéis, y aportéis vuestro granito de arena.

Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. ¡Lo aplaudo!! Ojala tenga suerte en sus proyectos y puedan llegar a muchas personas que los necesiten.

    ResponderEliminar