Investigan los efectos protectores del aceite de oliva en el Parkinson

Bueno hoy os traigo otro de esos estudios que tan poca gracia os hacen. Resulta que el grupo de investigación Estrés celular y edad de la Universidad de Jaén ha determinado la capacidad neuroprotectora del tirosol, uno de los compuestos fenólicos presentes en el aceite de oliva, ante los efectos patógenos de enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad del Parkinson, en un modelo animal.

El Parkinson es una enfermedad terrible y es el segundo desorden neurodegenerativo en cuanto a prevalencia en la población y se caracteriza por la aparición de movimientos involuntarios, temblores, rigidez muscular y dificultades en el mantenimiento del equilibrio, como consecuencia de la pérdida de neuronas dopaminérgicas.

Para los que no lo sepais, a nivel celular, se caracteriza por el depósito intracelular de varias proteínas, entre las que se encuentra la a-sinucleína (no tengo ni idea de que es, pero parece el nombre de un villano de los Power Rangers), implicada directamente en el desarrollo y progresión de dicha enfermedad. A su vez, el aceite de oliva virgen extra es único entre los aceites vegetales debido a la elevada concentración de compuestos fenólicos que posee, entre los que se encuentra el tirosol.

Imagen promocional de aceite de oliva virgen extra

La profesora del Departamento de Biología Experimental de la UJA y principal responsable de la investigación, Ana Cañuelo, ha indicado que en anteriores estudios observaron como este compuesto fenólico aumenta la vida en un modelo animal, utilizando el nematodo C. elegans. A partir de esos resultados, han valorado que una de las posibilidades a tener en cuenta era el incremento de las proteínas de choque térmico, denominadas chaperonas, encargadas de asegurar el buen plegamiento de las demás proteínas y, por tanto, muy implicadas en procesos neurodegenerativos.

En este estudio, los investigadores de la UJA han utilizado dos estirpes transgénicas del nematodo Caenorhabditis elegans, que sobreexpresan una variante mutada de la a-sinucleína de humanos. De esta forma, han reproducido en los nematodos algunos de los síntomas de esta enfermedad neurodegenerativa, como deficiencias motoras, en el daño producido en las neuronas dopaminérgicas y en la agregación de esta proteína en el citoplasma celular.

Los resultados de su investigación contrastan el efecto neuroprotector de este compuesto fenólico. Por un lado, señalan que el tirosol induce a la disminución del estrés oxidativo y reduce significativamente la agregación de la a-sinucleína in vivo, retrasando la parálisis muscular en los nematodos. Asimismo, se produce una menor degeneración de las neuronas dopaminérgicas en este modelo animal, por lo que los principales efectos patógenos del Parkinson se retrasan y se reducen ostensiblemente.

Asi que ya sabéis, si en vuestra familia hay alguien con Parkinson, todos y todas deberíais empezar a tomar aceite virgen extra en vuestra alimentación.

Publicar un comentario

0 Comentarios