Eléonore Laloux, una política con sindrome de Down

Con motivo del día de la mujer que se celebró este pasado 8 de marzo, nos llegan a través de los diferentes medios de comunicación y redes sociales nombres de mujeres que se han convertido para muchos en referentes tanto por motivos laborales, sociales o personales. Desde aquí quiero destacar  la figura de Eléonore Laloux, una mujer de 34 años con síndrome de Down, que desde muy pequeña ha luchado por su integración en la sociedad.

Ésta es una de las razones que le han motivado a presentarse, junto al Alcalde de Arras, su ciudad natal, a las elecciones municipales que se celebrarán este año. Quiere hacer su localidad más accesible y justa, dando voz a las personas con discapacidad y defendiendo su lugar en la sociedad. Algo que ya hace como portavoz del colectivo “Les amis d’Elèonore” (Los amigos de Eléonore), desde la que se denuncia ante los poderes públicos acciones discriminativas hacia las personas con Síndrome de Down desde hace 10 años.

Fotografía de Eléonore Laloux

En 2014 se publicó el libro “Triso, et alors?” (“Tengo Síndrome de Down ¿Y qué?”), su biografía, escrita en colaboración con la periodista Yann Barte. En él narra desde su paso por la escuela ordinaria hasta cómo ha conseguido llegar vivir de forma independiente, o cómo obtuvo el graduado del curso de secretariado al que asistía con una auxiliar que le daba apoyo en el aula. Dedica también un capítulo del libro, llamado “No soy veneno”, a contestar al neurobiólogo Jean-Didier Vincent que participando en un debate televisivo dijo: “¿Por qué dejar que vivan las personas con Síndrome de Down cuando son un veneno para sus familias?”.

En estas páginas, Eléonore defiende ya no solo el derecho a vivir de las personas con trisomía 21, si no su dignidad como personas, dejando claro que no son ciudadanos tóxicos, y denunciando además, el discurso violento y sentenciador sobre el síndrome de Down que defienden algunos médicos.

Un año antes de la publicación del libro, difundió un vídeo en el que de viva voz respondía al neurobiólogo manifestando que “Las personas con Síndrome de Down nacen como el resto, y viven como el resto.” Y por lo tanto, tienen los mismos derechos.“Me acepto tal y como soy”, dice Eléonore, algo que seguramente ha sido fruto, en cierto modo, a la educación recibida de sus padres que han jugado un papel importantísimo tanto durante su infancia y juventud y a la hora de adquirir autonomía e independencia.

Una gran persona, que lucha con toda su alma, aunque no tenga el apoyo de la sociedad, solo por haber nacido con trisomia del par 21. Debería darle vergüenza a aquellos y aquellas que la critican solo por eso.

Publicar un comentario

0 Comentarios