Domótica para vencer la diversidad funcional

Para los que lo desconozcáis, la domótica implica Persianas y muebles que suben y bajan solos, luces que se encienden de un color o de otro si llaman al telefonillo o salta la alarma de incendios, o espejos que se inclinan para adaptarse a la altura de una persona que va en silla de ruedas (entre otros). Son solo algunas de las novedades incluidas tras la reforma que se ha realizado en la vivienda adaptada de la Facultad de Enfermería y Terapia Ocupacional de la UEx.

La universidad extremeña fue una de las pioneras en España en contar con este recurso para la formación práctica de sus alumnos, y ahora ha sido también una de las primeras en incorporarle domótica. El objetivo sigue siendo el mismo: mostrar a los futuros terapeutas ocupacionales las posibilidades que ofrece el mercado para facilitar la vida doméstica a personas con diversidad funcional.

La vivienda está dividida en tres dependencias: cocina, dormitorio y baño. Hasta ahora, contaba con instrumentos básicos, como sillas de ruedas, andadores o una cama eléctrica articulada, que empezaban a ser insuficientes ante el trepidante avance de la tecnología.

Fotografía de un grupo de alumnas y una profesora en una zona habilitada domótica

Por esa razón, el equipo decanal decidió apostar por su remodelación entre sus actuaciones para mejorar la facultad. La reforma ha sido financiada gracias a fondos propios de la UEx y fondos europeos procedentes del programa de financiación de infraestructuras universitarias de la Consejería de Educación, y coordinada por la Unidad Técnica de Obras y Mantenimiento, dependiente del Vicerrectorado de Economía.

Trinidad Rodríguez, profesora del Grado en Terapia Ocupacional, ha sido una de las docentes que ha colaborado en la obra y que defendía la necesidad de actualizar estas instalaciones: "Nuestros alumnos van a salir al mundo real, y en el mundo real esto ya existe. Hace años podía parecer ciencia ficción, pero ya no lo es. Ellos van a tener que proponer soluciones actuales y modernas, y es importante que las conozcan aquí antes. Ahora van a salir más preparados al mercado", argumenta.

Para ella, la vivienda adaptada es su "laboratorio" particular. Lo utiliza principalmente en la asignatura "Tecnología de la rehabilitación, ayudas técnicas y ergonomía", que imparte en el segundo semestre del segundo curso. "Venimos en pequeños grupos de alumnos y hacemos simulaciones, donde vemos los pros y los contras de cada producto. Ellos aquí son felices, porque es la primera experiencia práctica que tienen en la carrera y se empiezan a ver ya terapeutas ocupacionales", comenta.

Las modificaciones que han realizado son innumerables. Para empezar, se ha instalado una pequeña pantalla en cada una de las estancias desde la que se podrá controlar los elementos domotizados que contenga. Todas las persianas del apartamento pueden subirse y bajarse a través de ella, evitando el problema que supone hacerlo para una persona en silla de ruedas. De igual forma, las ventanas llevarán incorporado un motor que permitirá su apertura automática, al igual que la puerta de entrada.

La ventaja de la domótica es que, una vez que se tienen los medios robotizados (hardware), se pueden personalizar como uno desee utilizando otras variables. Se podría programar, por ejemplo, que las persianas se suban automáticamente a una hora determinada, que se bajen si la temperatura exterior es demasiado elevada o que la ventana se abra si percibe que la casa tiene demasiada humedad y necesita ventilación. Las posibilidades, por tanto, son infinitas.

Ojalá todo el mundo se diese cuenta de las ventajas que esto puede conllevar. Sé que aunque no es bueno solo depender de la domótica, a mucha gente le podría hacer la vida mucho más fácil.

Publicar un comentario

0 Comentarios