Una dura historia sobre el Alzheimer

Os voy a hablar de un hilo de Twitter (si, habéis leído bien, de un hilo de Twitter). Resulta que el usuario de Twitter @policia_ODAC, que tal y como él mismo indica en la descripción de su cuenta, se dedica en su perfil a contar "vivencias de un policía nacional de la Oficina de Denuncias y Atención al Ciudadano" publicó un hilo de Twitter sobre un suceso en un colegio que rápidamente se ha hecho viral. Y es que la historia tiene un final inesperado que emocionó al propio agente.


El hilo comienza con el policía contando que recibió una llamada pidiendo que acudieran a un colegio porque la directora del centro había llamado alertando de que había una mujer que llevaba varios días observando a los niños. En ese momento, la Policía se desplazó hasta el colegio. "(La directora del centro) nos señala a una mujer. La miro. Ella, aún con nuestra presencia, no deja de observar a los niños. Es raro, ya que una persona con malas intenciones, en cuanto ve a la Policía, o sale corriendo o te cuenta una excusa", relata el agente, quien, además, añade: "Y algo raro también que en este tipo de hechos sea una mujer. Me perdonarán los defensores de uno u otro género, pero este tipo de cosas (el delito en cuestión que no hace falta nombrar) suelen ser hombres. Hay excepciones claro está, pero hablo desde mi experiencia".

En ese momento, mientras su compañero se queda hablando con la directora del colegio, el usuario @policia_ODAC se acerca hasta la mujer que, según dice, "tendrá unos 60 años". "Tiene algo en la mirada que me hace sospechar. En esos momentos no sé qué era, pero yo notaba algo", expresa.

El agente le pregunta entonces a la mujer si tiene a un nieto en ese colegio, a lo que la mujer responde. "No, nieto no. Mi hijo. Pero no lo veo". "Confirmo mis sospechas de que algo pasa. ¿Una mujer de 60 diciendo que tiene un hijo jugando en ese patio? Podría ser, porqué no, pero la edad de los niños ronda los cinco años", continúa el policía.

A continuación, el hombre llama a Sala y le pasa los datos de la mujer, mientras esta, tal y como cuenta el agente, "no deja de mirar el patio buscando con su mirada a su 'hijo'". En Sala le informan de que la mujer "no tiene nada pendiente", pero le piden que se mantenga a la espera porque "el compañero" iba a "consultar unas cosas".

A los pocos minutos, "el compañero" le informa de que la mujer tiene varias denuncias por desaparición. "He estado mirando algunas y es una persona que padece Alzheimer", le indica el agente de Sala al policía, tras lo que @policia_ODAC le pide que avise a la persona que interpuso la última denuncia para que vaya a por ella.

"Es un niño súper bueno. Siempre que sale del colegio y me ve, viene corriendo a abrazarme y darme un 'mua'", le dice entonces la mujer al policía, quien le contesta: "Sí que es cariñoso" mientras, según cuenta en Twitter, comienza "a sentir cierta pena por la situación" y "a saber de qué va todo esto".

Diez minutos más tarde, se persona en el lugar un hombre que dice ser el marido de la mujer. "Se le nota preocupado. Le tranquilizo. Lo alejo un poco de su esposa y le explico lo que ha pasado. Se me queda mirando con los ojos llorosos", recuerda el agente.

"Es la primera vez que viene aquí", le dice el marido, que "se para porque se le entrecorta la voz", hasta que, finalmente consigue hablar: "Verá agente, ella tiene Alzheimer. Tuvimos un hijo que estudió en este colegio, Juan. Tenía 20 años cuando se mató en un accidente de tráfico. Supongo que es por eso que está aquí. Mi mujer lleva varios meses que todas las tardes me dice: 'No viene Juan, tarda mucho ¿le habrá pasado algo?'", le cuenta el hombre, antes de romperse a llorar.

"Llora por su hijo. Por su mujer. Porque lleva años luchando con esa mierda de enfermedad. Tras informar a la Sala de todo, me alejo de mi compañero y llorando, llamo a mi madre y le digo lo mucho que la quiero", expresa finalmente el agente en el tuit con el que cierra el hilo.

Las reacciones, son muchas y variadas, la mayoría aplaudiendo la actuación del agente, y no voy a ser yo quien lo discuta. La historia es dura, pero realista, por desgracia. Quizás la cosa iría mejor, si hablasen con el o la responsable de servicios sociales, para que le pudiesen prestar a ese marido preocupado, algo de ayuda ¿no?

Publicar un comentario

0 Comentarios