El mindfulness se abre paso en la diversidad funcional

Plena Inclusión Madrid incorpora la atención o conciencia plena a la práctica diaria de un centenar de personas con discapacidad, con el objetivo de desarrollar habilidades técnicas, cognitivas y emocionales para evitar la exposición a los riesgos laborales.

Resulta que el mindfulness, también llamado atención plena o conciencia plena, consiste en estar atento de manera intencional a lo que hacemos, sin juzgar, apegarse, o rechazar en alguna forma la experiencia.

Fotografía de una de las charlas sobre mindfulness

Se trata de una práctica basada en la meditación vipassana que consiste en prestar atención desapasionada a los pensamientos, las emociones, las sensaciones corporales y al ambiente circundante, sin juzgar si son adecuados. La atención se enfoca en lo que se percibe, sin preocuparse por los problemas, por sus causas y consecuencias, ni buscar soluciones.

La novedosa técnica ha sido implementada por Plena Inclusión Madrid, a través de una decena de entidades federadas, con el objetivo de que un centenar de personas con diversidad funcional intelectual o del desarrollo aprendieran a prestar atención plena y minimizar así los riesgos derivados de su puesto de trabajo. Para ello, Plena Inclusión Madrid ha impartido 22 talleres formativos para que las entidades participantes aprendieran la forma de incorporar el mindfulness a la práctica diaria, de forma que pudieron desarrollar habilidades técnicas, cognitivas y emocionales para evitar la exposición a los riesgos laborales. Una gran iniciativa ¿no os parece?

Publicar un comentario

0 Comentarios