¿Un fármaco sensible a la luz puede restaurar la visión?

Esta noticia, bien merece un aplauso. Resulta que unos héroes (no hay otra forma de llamarlos) han conseguido el que parece ser un tratamiento para curar la ceguera derivada de la retinosis pigmentaria (una de las causas más comunes de ceguera).

Segun han declarado:“Hemos conseguido que peces ciegos recuperen la visión añadiendo al agua de la pecera una molécula sensible a la luz que tiene un efecto farmacológico en su retina”, explica Pau Gorostiza , investigador Icrea en el Institut de Bioenginyeria de Catalunya (IBEC), que lleva más de diez años trabajando en el desarrollo de fármacos regulados por luz.

Imagen de un ojo extraída de Google

Estos fármacos podrían ser útiles para el tratamiento de la retinosis pigmentaria, una de las causas más comunes de ceguera en la población española, en la que se pierden las células fotosensibles de la retina pero se conservan las neuronas que hay detrás. Un fármaco regulado por luz podría suplir la función de las células perdidas y estimular directamente las neuronas para que la señal de la luz llegara al nervio óptico. Pero “aún estamos lejos de poder ofrecer un tratamiento a los pacientes”, advierte Gorostiza. Primero es necesario conseguir un fármaco adecuado porque “el que hemos probado en peces aún no es lo bastante bueno para uso clínico”. Este fármaco adecuado debería ser sensible a los colores que capta el ojo humano; debería activarse y desactivarse con la misma rapidez que las células fotosensibles de la retina, ya que de lo contrario la imagen tardaría en formarse o tardaría en extinguirse; debería activarse incluso con poca luz; y, por supuesto, no debería producir efectos indeseados.

Una vez conseguido un fármaco adecuado, debería ensayarse en retinas humanas de donantes y en distintos animales antes de iniciar ensayos en personas. El plan de trabajo prevé realizar ensayos en ratones, minicerdos y, si los fármacos son suficientemente seguros, también en perros ciegos. Estos ensayos son imprescindibles para comprobar si, además de restaurar la sensibilidad a la luz, también se puede restaurar la agudeza visual, es decir, la capacidad de distinguir detalles y contornos con nitidez.

Publicar un comentario

0 Comentarios