El Sexo sigue siendo tabú para mucha gente (sobre todo en el cine)

El método Dimmb empieza a dar sus primeros frutos. Ayer se inició en la Praza de Compostela el rodaje de “Quiérete”, un cortometraje, dirigido por Rubén Riós y producido por Claqueta Coqueta y la viguesa Besando al Sapo. La trama aborda un tema aún tabú en la sociedad, la práctica del sexo para personas con discapacidad intelectual. “O guión vai dar moito que falar”, reconoce el director.

Rubén Riós y su equipo rodando



El elenco está encabezado por Pilar Álvarez, en el papel de Julia, y Javier Fernández, ambos usuarios de la Asociación de Familias de Personas con Parálisis Cerebral (Apamp) y participantes en el taller de cine impartido según el método Dimmb, desarrollado por Riós tras su experiencia con “Vida” e “Máis ca vida” (2012): “Con estes proxectos levei unha labazada de realidade, decateime que o obxectivo non era a peza final, senon o proceso en si; mudou a miña forma de crear e de creer; agora véxoo o mundo de cine como unha ferramenta de integración sociolaboral para as persoas con discapacidade a través da formación e da sensibilización dos espectadores”.


Así, hace seis meses el equipo de Rubén Riós aterrizó en el centro de Apamp para trabajar las técnicas y las disciplinas con las que se preparan los actores. Durante todo el este tiempo se abrieron debates e improvisaciones, en las que Riós fue tomando nota de los temas que más preocupaban a los participantes: “Fixen unha selección e por riba de todo do que máis se falou foi do sexo”. Así, o director, en colaboración con Ana Marchessi, unha guionista profesional con parálisis cerebral, elaboró la trama sobre las ideas de los propios alumnos. 

La historia transcurre en Vigo, tres días antes de Fin de Año, donde Julia, una joven con discapacidad intelectual, celebra su cumpleaños. Uno de los regalos es un sobre experiencia de una sesión con un asistente sexual: “No hablamos de prostitución, hablamos de necesidades que tenemos todos y de la ayuda que necesitan algunos para llegar al final”, apunta Riós, quien trabaja con un elenco, donde el 90% son profesionales con algún tipo de discapacidad, empezando por los protagonistas. Estarán respaldados por dos intérpretes profesionales vigueses, Arantxa Treus y Santi Prego, nominado a los Goya por “Mientras dure la guerra”, de Amenábar.

En total, la producción del cortometraje en Vigo moviliza a cincuenta profesionales, más de 20 técnicos y 16 usuarios.Una vez finalizados se entregarán a la Fundación ONCE, patrocinadora del proyecto, que se encargará de su distribución en salas y redes sociales, además de la presentación en festivales. Una gran iniciativa. El cine debe ser para todo el mundo, y en el se podrían y deberían contar todo tipo de historias ¿no creéis?

Publicar un comentario

0 Comentarios