"Viejenials": el gran negocio de disfrutar la vejez

Si es que ya lo decía mi abuela...El mundo peina canas, luce arrugas y cumple años. Muchos años. El envejecimiento de la población es uno de los grandes cambios sociales y económicos que se está produciendo hoy a escala mundial. Ningún país desarrollado puede ignorar esta imparable realidad, que asusta e ilusiona a partes iguales. La esperanza de vida aumenta desde 1840 a un ritmo de dos años y medio por cada década, seis horas al día, según James Vaupel, profesor en el Centro Interdisciplinario de Poblaciones de la Universidad del Sur de Dinamarca. Considerado uno de los mayores expertos en envejecimiento, Vaupel cuenta que, en cuanto a mayor esperanza de vida, "España está entre los países que lo hacen excepcionalmente bien".Las previsiones dibujan sociedades cada vez más longevas, con permiso del cambio climático, las recesiones económicas y la amenaza de grandes guerras y nuevas enfermedades. El negocio que emerge por esta mayor supervivencia es de dimensiones estratosféricas.


Esta mayor longevidad presenta desafíos tremendos para los sistemas públicos de salud y pensiones. Dos espadas de Damocles también para España, donde los mayores de 64 años son el 19% de la población, según Eurostat. Es el segundo país de la OCDE con más esperanza de vida al nacer (83 años). Solo Japón supera la marca española. Pero ojo, porque en la ciudad gallega de Ourense ya hay tasas similares a las niponas. El invierno demográfico español disparará la factura: el gasto público en pensiones, sanidad y cuidados de larga duración será equivalente a un 27,1% del PIB en 2050, tres puntos más que ahora, según las proyecciones del Ministerio de Economía.

Es triste, pero es así, cada vez somos más los que por desgracia dependemos de nuestros mayores, y los que sabémos que no llegaremos a cobrar una pensión...

Publicar un comentario

0 Comentarios