Un entrenador de fútbol demuestra que la sordera no afecta a su labor en el banquillo

Hoy os voy a hablar de uno de esos hombres que no merecen nada más que todo mi respeto. Se trata de Ben Lampert quien, no es el típico entrenador de fútbol: en lugar de gritar desde la banda o el banquillo, este técnico sordo da las instrucciones a sus jugadores mediante la lengua de los signos. A sus 34 años, este entrenador en el Brentford FC Community Sports Trust (una asociación con programas de educación, empleo y salud para toda la comunidad y que está vinculada al equipo de la ciudad, que juega en la segunda división inglesa) está demostrando que puede ser una inspiración, tanto para los niños sordos como para los que no lo son. Eso le ha valido estar nominado en una de las categorías de los Premios al Entrenador del Año en el Reino Unido que se conceden este martes (un grande del deporte, y no Cristiano Ronaldo o Leo Messi).

Fotografía de Ben Lampert


Lampert, miembro de la selección británica que ganó en 2005 las 'Sordolimpiadas' en Australia, ha manifestado su deseo de entrenar a un equipo profesional. «Mi sueño es entrenar al más alto nivel del fútbol, ya sea en una academia o en un club», declara antes de una sesión de entrenamiento con un grupo de niños de 10 años. «Solo para demostrar que este tipo de barreras se pueden romper y superar (...) Se trata de convertirse en un ejemplo para que las personas sordas puedan decirse 'Ben lo ha hecho, ¿por qué yo no?'», explica.

Lampert, padre de dos niños, dice que existe la percepción de que para los sordos es difícil transmitir un mensaje, algo con lo que no está de acuerdo. "La gente piensa que para mí es imposible hacerlo o que un sordo pueda hacerlo", añade a través de un intérprete, que también le ayuda durante el entrenamiento celebrado en el oeste de Londres. "La gente piensa que es algo que no es posible, pero lo es. Cuando tengo la oportunidad de hablar ante esa gente, se dan cuenta de que sí lo es". Para Lampert, "es sólo una cuestión de comunicación". "Al final de todo, existen varios métodos de comunicación, no sólo uno".

Este técnico, que formó parte del relevo de la antorcha olímpica durante los Juegos de Londres-2012, considera que comunicarse con la lengua de los signos debería suponer el mismo desafío que es para los entrenadores no ingleses dirigir a jugadores en una lengua que no es la suya. "Tenemos los sordos los requisitos y la capacidad para ser un entrenador de primer nivel. Es sólo una barrera lingüística", añade Lampert, nominado en la categoría 'Cambiando vidas'. A mi parecer, todo el mundo debería aprender o tener la posibilidad de aprender lengua de signos, ¿no os parece?

Publicar un comentario

0 Comentarios