Comer alimentos morados previene el alzheimer y ayuda a vivir más años

Las patatas violetas dulces (conocidas como Beni imo o Batata morada) no son muy comunes en la dieta española. Sin embargo, en la isla japonesa de Okinawa sus habitantes consumen una media de un kilo de este tipo de tubérculos, y sus ciudadanos tienen una esperanza de vida más larga que en el resto del planeta, sufren hasta un 50% menos de enfermedades cerebrales y ven reducido hasta en un 80% el riesgo de padecer cáncer. Pueda parecer que se trata de un detalle circunstancial, pero este fenómeno se debe a un elemento crucial: las antocianinas.

Fotografía de las Beni imo


Se trata de un pigmento hidrosoluble que le da a las verduras que tienen una alta concentración esa tonalidad violeta tan característica. Un fluvonoide que favorece el riego arterial y, según estudios como el realizado en la universidad británica de East Anglia, redujo un 32% el riesgo de infarto de miocardio en las mujeres que formaron parte de la muestra. Y es que en la isla de Okinawa su población anciana supera en muchos casos los 100 años de edad, gracias a las patatas violetas. Pero no es el único vegetal o fruto que contiene una alta cantidad de antocianinas. También podemos encontrar este pigmento en una larga lista de productos: ciruelas, arándanos, lombarda o repollo morado, berenjenas o remolacha. Algunos de ellos, con alta concentración en vitamina K y C, así como fibra y magnesio, ayudan a prevenir las enfermedades neurodegenerativas. Creo que voy a pedir que me envíen unas cajas...¿no os parece?

Publicar un comentario

0 Comentarios