Sara Marín, una deportista infravalorada por los medios de este País

Esta es una noticia un poco atrasada (ya tiene un tiempo), pero que merece toda la difusión que se le pueda dar. Resulta que la gimnasta Sara Marín ha conseguido un total de 5 medallas de oro en la primera Olimpiada para personas con Síndrome de Down, que se ha disputado recientemente en Florencia (Italia), llegando a convertirse en 2018 en Campeona del Mundo de Gimnasia Rítmica.

Fotografía de Sara Marín

Llena también su gimnasio de toda la vida, el Club Deportivo Algar, donde gracias a personas que creen sinceramente en la capacidad del potencial de este colectivo, existe a día de hoy un grupo de integración para el deporte adaptado en el que entrenan personas con algún tipo de diversidad.



Sara es una de ellas y llena el tapete allí, sumergida en un mundo único y exclusivo, el suyo y de sus compañer@s; el pabellón municipal de El Toscar, ubicado en Elche. Sara Marín es una ilicitana de 19 años con síndrome de down y probablemente sea la gimnasta rítmica más destacada en la historia de la FEDDI (Federación Española de Deportes para personas con Discapacidad Intelectual). No ha ganado un campeonato de España, ni dos, ni siquiera tres, sino muchos más, porque desde que se subiera al primer escalón del podio en 2008, en Madrid, no se ha bajado de él. Lleva ocho años consecutivos proclamándose la mejor del país (y para la Prensa Nacional no es interesante la noticia).

Desde aquí, solo puedo decir: "Felicidades Sara". Ojalá toda la prensa se hiciese eco de semejante logro, ¿no os parece?

Publicar un comentario

0 Comentarios