Para aparcar en plazas de minusválidos no basta con tener una diversidad funcional

Pues va a resultar que no es como nos habían enseñado en la autoescuela en un primer momento. Os cuento: Resulta que para acceder a la tarjeta de estacionamiento en plazas de minusválidos el beneficiario tiene que probar que tiene problemas de movilidad y no solo una discapacidad. Así lo ha determinado el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Canarias en una sentencia en la que rechaza la petición de un ciudadano de la capital canaria que tenía reconocido oficialmente un grado de discapacidad del 67%. 


El tribunal reconoce que el solicitante cumplía con los mínimos de discapacidad para acceder a la tarjeta de estacionamiento. Sin embargo, rechaza que los problemas de movilidad exigidos por ley para acceder a esta licencia "hayan quedado suficientemente acreditados". Esta decisión se basa en el informe de exploración del Equipo de Valoración y Orientación (EVO), que le otorgó cero puntos en el baremo para determinar la existencia de dificultades para utilizar transportes colectivos. 

Así, la Sala rechaza el informe médico presentado por el recurrente, que probaban las limitaciones a la hora de moverse. Aunque una persona con una discapacidad del 67% "posiblemente tenga problemas de movilidad", reconocen los magistrados, estos han de ser analizados y valorados bajo los criterios definidos en la norma y por un "equipo especializado".

Publicar un comentario

0 Comentarios