Niños con diversidad funcional y sin ella interaccionan entre si

Un programa de expresión plástica para la integración social que cuenta con plazas reservadas para niños con diversidad funcional. Así presentan las arquitectas Ana Barreiro y África Martínez lo que es ExpresArte. Se trata de una iniciativa que nació hace cuatro años en Redondela en colaboración con la Fundación Filomena Rivero Alonso. Allí no solo había menores con diversidad funcional (autismo o parálisis cerebral) y sin ella, sino que también participaron chavales en riesgo de exclusión social.

Fotografía de los niños en el Museo


Desde Taller Abierto, la entidad que realiza el programa, comentan que la idea era impulsar actividades relacionadas con la expresión artística para que todos pudiesen participar. «No nos interesan tanto los resultados, como los procesos», recalca África. Con esa experiencia consolidada en Redondela, presentaron el proyecto a la nueva dirección del Museo de Pontevedra, aprovechando que le quieren dar un carácter más social.

«El espíritu es el mismo que en Redondela, integrar a niños con y sin diversidad funcional y adaptar las actividades al espacios del Museo». En este aspecto se puede decir que salieron ganando, ya que el espacio de Redondela era «anodino» y el del Museo ofrece muchas más posibilidades. ExpresArte arrancó el pasado septiembre y consta de diez sesiones. Se hizo una convocatoria abierta y lo que se pide a las familias de los niños, ya que el programa es gratuito, es «un compromiso de participación para que puedan hacer piña y se den las interacciones», apunta Ana. También tienen presente a que los niños con TEA no les gustan los cambios. Eran un máximo de 14 plazas y se cubrieron 12 con niños de 6 a 13 años.

Una buena iniciativa, para educar ya desde pequeños en valores inclusivos a la sociedad ¿no os parece?

Publicar un comentario

0 Comentarios