Las ciudades españolas suspenden en la inclusión digital de personas con diversidad funcional

La accesibilidad digital es, a día de hoy, uno de los retos de las «smart cities» o ciudades inteligentes españolas. Así lo corrobora el Índice Smart, estudio de referencia en este campo, en el que participa Fundación ONCE, y que concluye que las urbes españolas se enfrentan a la oportunidad de desarrollar políticas más activas y eficientes para la inclusión digital de las personas con diversidad funcional, implicándose en divulgar sus avances en el ámbito de la accesibilidad.

Fotografía que refleja la figura de la "inclusión social"

Tras los resultados, los impulsores de este estudio animan a los consistorios a reducir la brecha física y digital para crear ciudades más inclusivas en las que se facilite la participación efectiva de todos los colectivos.



El estudio —promovido por IdenCity, consultora especializada en el asesoramiento de ciudades, junto a las principales compañías «smart» del país—surge como herramienta de referencia para que las urbes localicen nuevas oportunidades y se configuren como metrópolis plenamente inteligentes.Con este objetivo, el índice detecta importantes oportunidades de mejora en el conjunto de las ciudades estudiadas en el ámbito de la accesibilidad (52 capitales de provincia españolas más la ciudad de Sant Cugat del Vallès, en Barcelona), puesto que su rendimiento global apenas alcanza el 34,64%.

Este resultado manifiesta la necesidad de una mayor implicación política para lograr la inclusión digital de las personas con diversidad funcional en las ciudades del siglo XXI. Una mala noticia, que pese a los grandes avances que se han ido sucediendo con el paso de los años, aún no sean suficientes ni de lejos.

Publicar un comentario

0 Comentarios