Soluciones personalizadas y un mando de Xbox: así se adaptan los videojuegos a las personas con diversidad

Esto no es nuevo, de hecho, hace un par de años Microsoft ya presentó durante el E3 (la mayor feria de videojuegos del planeta), una gama de periféricos adaptados a personas con diversidad de alguna clase, lo que les permitiría disfrutar de una experiencia de juego "adaptada" a sus capacidades.


“Si no puedes hablar ni jugar al fútbol o montar en bicicleta, no es fácil hacer amigos”, reflexiona Mick Donegan, que, tras su etapa como profesor y después de pasar por la subdirección de un servicio nacional que ayuda a niños con discapacidad severa en su aprendizaje, decidió ir un paso más allá y crear Special Effect: una ONG basada en Reino Unido que ayuda a las personas con discapacidades físicas a ser capaces de jugar a videojuegos.



Mick conoció a Arlo cuando tenía nueve años, su hermano era un año mayor. Los dos iban al mismo colegio, pero cuando sus padres invitaban a otros niños a jugar con Arlo en casa, después de las clases, ellos salían al jardín a jugar con su hermano y lo dejaban solo dentro.

Imagen de un par de niños jugando una partida con su videoconsola

“La razón por la que jugar a un juego como FIFA era tan importante para Arlo es que suponía una forma efectiva de jugar con otros niños y hacer nuevos amigos”, explica Donegan, que ha viajado a España para presentar su proyecto en el marco de Gamelab 2019. “No hay muchas tecnologías que permitan a las personas con diversidad competir en las mismas condiciones y los videojuegos pueden hacerlo”, sostiene Donegan, que relata cómo padres y alumnos reclamaban esta necesidad: “Los padres y los propios niños me decían: ‘estos avances son fantásticos para acceder al currículo educativo, pero ¿qué hacemos a las 15:30 de la tarde cuando salimos de clase? ¿Qué hacemos los fines de semana? ¿Cómo podemos jugar con nuestros hermanos o hermanas, con nuestra abuela o nuestro abuelo?’. No había ningún sitio al que pudiera enviarlos. Por eso decidí empezar este proyecto en Reino Unido”.


Y si, sé que muchos de vosotros y vosotras igual no sois "fans" de la experiencia que puede suponer el mundo de los videojuegos, pero deberíamos tirar abajo esa barrera juntos, porque a final de cuentas todos hemos disfrutado o aprendido algo de alguien ligado a este mundo, o de algún personaje, o incluso nos han podido ayudar en malos momentos de nuestra vida, así que ¿por que negarles esta oportunidad a personas con diversidad funcional?

Publicar un comentario

0 Comentarios